Margarita Beaufort - Condesa de Richmond y Derby

jueves, 29 de marzo de 2012

Margarita Beaufort - Condesa de Richmond y Derby

Margarita conocida como madre de Enrique VII y abuela de Enrique VIII nació el 31 de mayo de 1443 en el castillo de Bletsoe en  Bedfordshire.
Margarita era un punto clave en la Guerra de las Rosas, una matriarca en la Casa Tudor y fundadora de dos Universidades de Cambridge. Además fue regente en 1509 de Inglaterra en nombre de su aún joven nieto Enrique VIII.

 Margarita Beaufort

Cuando Margarita nació, su padre John Beaufort, Primer Duke de Somerset, se preparó para irse a Francia y dirigir una expedición importante militar para el actual rey Enrique VI. Antes acordó con el rey de que en caso de fallecer, solamente su mujer llevara la custodia y la preparación del matrimonio de Margarita. Pero poco tiempo después de su vuelta se enemistó con el rey y fué expulsado de la corte e incluso juzgado por traición. Pero justo después falleció John Beaufort. Según Thomas Basin, un obispo francés, falleció a causa de una enfermedad pero algunos escritos acreditan que fué suicidio.

Cuando Margarita apenas cumplio un año, el rey rompió el acuerdo con su padre y entregó la custodia de Margarita a William de la Pole, Primer Duque de Suffolk. Pero aún asi seguía viviendo con su madre. Su madre estaba embarazada cuando su marido John Beaufort falleció, pero el bebé no sobrevivió. De esa manera Margarita era la única heredera.
Aunque era la uníca hija de su padre también tenía dos medios hermanos y tres medias hermanas del matrimonio que contrajo su madre antes de haberse casado con John Beaufort.

 Enrique VI de Inglaterra

Margarita con tan solo seis años fué la esposa del hijo de William de la Pole, llamado John de la Pole que tenía aproximadamente 20 años más que ella.
La ceremonia fue celebrada desde el 28 de enero hasta el 7 de febrero de 1450. Sin embargo recibieron el permiso papal 6 meses más tarde, dada la cercanía de la parentela que les unía.
Se dice que Margarita nunca realmente percató aquel matrimonio con John de la Pole. Margarita siempre hablaba de Edmundo Tudor como su primer marido.
Aparte bajo la  ley de la iglesia nunca había dependido del contrato nupcial ya que era menor de 12 años cuando contrajo dicho matrimonio.

John de la Pole, 1er Earl de Lincoln

Antes de la disolución del matrimonio, el rey Enrique VI ya había pensado en una posible unión entre Margarita y su medio hermano Edmundo Tudor, Primer Earl de Richmond.
Margarita tenía 12 años y Edmundo Tudor 24 cuando contrajeron matrimonio el 1 de noviembre de 1455. Fué justo en estos tiempos cuando estalló la Guerra de las dos Rosas.
Aproximadamente un años después Edmundo, miembro de la casa de Lancaster fue capturado por los Yorks y falleció bajo captura poco tiempo después dejando viuda a Margarita de tan solo 13 años. Margarita además estaba embarazada y dió luz a un niño en enero de 1457. Ese niño sería el futuro rey de Inglaterra y fundador de la Casa Tudor, Enrique VII. 
El difícil parto, debido a la juventud de la madre, la dejó incapacitada para tener más hijos en el futuro.

Edmundo Tudor 1er Conde de Richmond

Cuando Enrique tenía dos años se fue a vivir con la familia de su padre in Gales y con catorce años vivio en Francia. De ese modo madre e hijo tan solo tuvieron una relación sostenida por cartas y algúna que otra visita.

Enrique VII de Inglaterra

Durante los años Margarita siempre honraba el nombre de su difunto marido Edmundo. Incluso 16 años después de su muerte manifestó en su testamento que deseaba ser enterrada al lado de Edmundo el día de su muerte.

El 3 de enero de 1462 contrajo matrimonio con su tercer marido Henry Stafford. Unos meses después le dieron la dispensa que habían solicitado ya que Margarita y Henry eran primos y por lo tanto necesaria.
Por vez primera Margarita pudo disfrutar de una larga y armoniosa relación con su marido.
Pero desgraciadamente aproximadamente diez años más tarde falleció Henry y quedandose Margarita una vez más viuda.

Un año más tarde, en 1473 se casó con su cuarto marido Thomas Stanley. Según historiadores fué una relación basada en conveniencia.
Por aquel entonces Margarita conspiraba contra el actual rey Ricardo III junto con la reina viuda Isabel de Woodville. Las dos madres realmente tenían que ser enemigas ya que Margarita pertenecía a la Casa de Lancaster e Isabel de Woodville a la Casa de York pero ambas habían forjado un plan contra el rey. Ellas planificaron en secreto la boda entre sus hijos, Enrique Tudor e Isabel de York, hija de Isabel de Woodville.
Enrique derrotó a Ricardo III en la batalla de Bosworth Field en 1485 convertiendose asi en Enrique VII, Rey de Inglaterra.
Pero como Margarita nunca había sido reina consorte no pudo ostentar el rango de reina-madre, por lo que fue llamada "Mi Señora la Madre del Rey".
Ella disfrutaba de una amplia independencia legal y social, cosa que no era habitual para las mujeres casadas en aquella época.
En la primera representación popular de su hijo declaró que su madre, Margarita tuviera su propio derecho de adquirir propiedades independientemente de su marido, tal y como si estuviera soltera.
 
Margarita negandose a aceptar un rango inferior a el de la reina viuda Isabel de Woodville e incluso al de la nuera, Isabel de York, llevaba ropa de la misma calidad que la propia reina. Además siempre caminaba a tan solo medio paso de ella.

Margarita siempre había firmado como M. Richmond pero en el año 1499 cambió su firma por

Margarita R.

y todavía no se sabe si la R. signifaba su autoridad royal (R de la palabra latina regina que es reina) o quizás tan solo representaba Richmond.

Muchos historiadores creen que el destierro de la madre de la reina, Isabel de Woodville, ordenado por Enrique VII, fue en parte por la influencia de Margarita.
Era conocida por su educación y su piedad y se dice que su hijo Enrique la adoraba incondicionalmente.

Después de algunos años de matrimonio Margarita decidió vivir sola. Y en 1499, con el permiso de su marido realizó un voto de castidad en la presencia del obispo Richard Fitzjames. Apartir de entonces Margarita vivía sola en un lugar llamado Collyweston. Pero aún asi su marido la visitaba a menudo y tenía incluso sus propios habitaciones.

Thomas Stanley, 1er Earl de Derby

Enrique VII falleció el 21 de abril de 1509 y decretó a su madre como ejecutiva de su testamento. Ella preparó el funeral de su hijo como también la coronación de su nieto Enrique VIII. En ese momento ella era la que tenía el rango más alto de todas las mujeres reales.
El día de la muerte de su hijo, Margarita fué declarada regente en nombre de su nieto Enrique VIII dada su temprana edad.
Pero tan solo unos meses después falleció Margarita el 29 de Junio de 1509 con 66 años de edad. Fue sepultada en la capilla de Enrique VII en una tumba de marmol negro con una cubertura hecha de bronce en la Abadía de Westminster.

Tumba de Margarita Beaufort en la Abadía de Westminster

En 1502 estableció el "Lady Margaret's Professorship of Divinity" en la Universidad de Camebridge.
En el año 1505 amplío una iglesia y la convertío en una Universidad llamada "Christ's College".

Lady Margaret Hall, la primera Universidad para mujeres en Oxford fur llamada asi en su honor.
El Beaufort Club, un comedor con prestigio de la Universidad de Cambridge fué llamado El Beaufort Club por ella.
Respaldó economicamente la restauración de la Iglesia de todos los Santos en Martock y ayudó en la construcción de la torre de dicha Iglesia.

También hay un colegio que lleva su nombre en Riseley, Bedfordshire.






El parto y la muerte en la Edad Media II - La Endogamia

miércoles, 21 de marzo de 2012

El parto y la muerte en la Edad Media II - La Endogamia

En mi última publicación hablaba sobre las diferentes causas del elevado número de niños fallecidos al nacer o en los primeros años de su infancia.
Al estudiar ese tema con más detalle, se me presentaba otra causa que quizás sea la más reveladora y la que conlleve más importancia.
La Endogamia.

Numerosos estudios han demostrado que en los matrimonios entre parientes hay un aumento del número de niños que nacen muertos, de malformaciones y trastornos como el retraso mental y la pérdida auditiva. Las posibilidades son altas sobre todo cuando en esa familia existe alguna condición heredada.
Esto se explica porque el 50% de los genes que poseemos provienen de la madre y el otro 50% del padre, y se calcula que entre un 8% a 10% de estos genes están dañados o defectuosos, aunque no lo manifestemos, entonces, en el caso de la endogamia en que los padres pertenecen a una misma familia presentan una probabilidad mayor de compartir el mismo gen defectuoso y transmitirlo a sus hijos. Para que estos genes defectuosos se manifiesten necesitan estar presente en partida doble, es decir, si ambos padres son portadores, de la alteración, y esto es lo que sucede con la unión entre familiares.
El número de casos de malformaciones congénitas en hijos de primos-hermanos es de alrededor el doble al que corresponde a los hijos de personas que no son parientes.
Uno de los casos mas conocidos es la de la endogamia practicada en Egipto, dónde las dinastías de los faraones colapsaron. Con el fin de mantener la fortuna y el poder entre la familia, los faraones contraían matrimonio con sus propias hermanas o medias hermanas. Tras realizar ese acto por varias generaciones llegaba el momento en que los descendientes no estaban mental- ni corporalmente capaces de gobernar el país.
Otro ejemplo con mucha importancia son los lazos de consanguinidad en las casas reales de Europa en la edad media.
Los numerosos casos de nobles con retrasos mentales, deformaciones, niños fallecidos al nacer o en los primeros años de su infancia demuestran las irrevocables consecuencias de esa tradición tan irresponsable.

La casa real europea con el ejemplo más obvio del resultado de la endogamia tuvo lugar en la dinastía de los Habsburgo, una de las casas reales más importantes de Europa.
La dinastía de los Habsburgo gobernó en nuestro país entre 1516 y 1700 y al final despareció a causa de la endogamia practicada durante generaciones y generaciones por su persistencia en mantener el poder en el seno de la familia.

En el árbol genealógico de los Habsburgo, Carlos II, seguido de cerca por su abuelo paterno, Felipe III, fue el individuo con el coeficiente más alto de endogamia.
El rey, Carlos II tuvo un coeficiente del 25 % que equivale al típico coeficiente de hijos de parejas formadas por hermano y hermana, o padre e hija, o madre e hijo.
Aunque Carlos II fue el hijo de una relación entre tío y sobrina.

Esto se debía al incremento de manera considerable del coeficiente de endogamia con el paso de las generaciones: Desde 0,025 en Felipe I, que fue el fundador de la dinastía, al coeficiente de Carlos II que había aumentado 183 años más tarde hasta un coeficiente de 0,254 a medida que los reyes de la Casa de Habsburgo tendían a casarse cada vez con mayor frecuencia con mujeres estrechamente emparentadas con ellos, con el fin de preservar su linaje.

Y para aquel que aún no sabe nada de la penosa vida del rey Carlos II lea con atención lo siguiente:

Carlos II fue el último del linaje de los Habsburgo, enfermo desde el momento de su nacimiento hasta los últimos segundos agónicos de su vida.

Se sabe casi con total seguridad que padeció el Síndrome de Klinefelter.
Dicho síndrome se caracteriza por la infertilidad, niveles inadecuados de testosterona, disfunción testicular, hipogenitalismo, ginecomastia (crecimiento de los senos), trastornos conductuales y aspecto eunucoide (talla alta, extremidades largas, escaso vello facial y distribución de vello de tipo femenino). También sufrió de escoliosis, así como diabetes y bronquitis crónica en la edad adulta.
Tenía retraso mental y eso le limitó también a la hora de aprender a leer. A los 10 años pudo al fin leer y nunca supo escribir correctamente.
A veces tuvo lesiones cardiacas y disfunción tiroidea.

Se dice que también sufrió raquitismo a causa de la falta de Vitamina D, agravado por la falta de luz solar ya que casi nunca le permitieron salir al aire libre por temor a que se constipase. 
Además tuvo infecciones respiratorias y padeció sarampión, varicela, rubéola, viruela y epilepsia desde la infancia hasta los 15 años.
Padecía de ataques de cólera y tuvo adición alimentaria al chocolate.

A veces se le hinchaban los pies, las piernas, el vientre, la cara e incluso la lengua de tal manera que no podía hablar.

Sufrió un envejecimiento prematuro, problemas gastrointestinales, fruto probablemente de la comentada adicción alimentaria al chocolate, a la mala nutrición y al pronunciado prognatismo que le dificultaba la correcta masticación de los alimentos. Presentaba también infecciones urinarias de repetición, cólicos renales por la presencia de cálculos y hematurias.
El día de su muerte, el 1 de noviembre de 1700 respiraba fatigosamente, había estado en coma durante los dos últimos días, presidiendo de una fiebre alta. Sus últimas palabras fueron:

" Me duele todo"

Después de su muerte tuvo un ataque de epilepsia que duró durante 3 horas.
La autopsía desveló lo siguiente:

“No tenía el cadáver ni una gota de sangre; el corazón apareció del tamaño de un grano de pimienta; los pulmones, corroídos; los intestinos, putrefactos y gangrenados; un solo testículo, negro como el carbón, y la cabeza llena de agua”.

Y de esa manera terminó de sufrir al fin el pobre rey Carlos II y al mismo modo la rama española de los Habsburgo.

Es irónico que la endogamia fué usada para mantener el poder en la familia y para que la dinastía perdurara para siempre, pero fué justo y simplemente eso lo que acabó con ella.

Carlos II de España

El parto y la muerte en la Edad Media

jueves, 15 de marzo de 2012

El parto y la muerte en la Edad Media

Desde hacía algún tiempo sabía bien que muchos niños fallecían al nacer o en los primeros años de su infancia en la edad medieval. El parto también resultaba ser un peligro significativo para la mujer en aquella época.
Hoy he querido saber las causas exactas.
Muchas mujeres tuvieron un hijo trás otro, a veces hasta 10 partos, si es que la madre haya sobrevivido a ellos, en los que tal vez uno había podido soportar la infancia.
Los niños eran algo como un plan de pensiones para los padres. A causa de la necesidad de manos de obra para aquellos padres que vivían en el campo y cierto desconocimiento de anticonceptivos nacían muchos más niños que hoy. Cada familia tenía por termino medio 4 hijos.


Desgraciadamente en la edad media la muerte formaba parte del parto. Se puede decir que había una probalidad del 50% para que sobreviviera un niño al parto.
Y también ya casi había llegado a la normalidad fallecer por haber dado a luz.

Hoy en día el parto resulta ser algo que se realiza con mucha seguridad a la cual, por norma general, no deberían aparecer complicaciones letales.
Pero en la edad media el parto podía acabar en muchas ocasiones con la muerte.
La vida fue marcada por la iglesia y como os podeís imaginar también el nacimiento. Se decía que durante el parto la puerta hacía el infierno estaba abierta, tanto para la madre como para el niño. Por esa razón ambos no se encontraban bajo la protección de la iglesia mientras la madre daba a luz.
En caso del fallecimiento del bebé, había que realizar un bautizo de emergencia. Si ese no se hubiera realizado a tiempo y el niño recién nacido no había sido bautizado, tenía que ser enterrado en el exterior del cementerio común.


Antes del parto para que la mujer pudiera soportar las contracciones, le daban un caldo fuerte y luego la bañaron en agua caliente. Para el parto por norma general le asistían dos mujeres. Una comadrona y una asistente.
La obstreticia era únicamente tarea de las mujeres. Medicos a igual que el padre del niño, no tenían permiso para entrar en la habitación dónde se llevaba a cabo el parto. 
Después del parto le cortaban el cordón ubilical. El niño era bañado con pétalos de rosa y miel y para la limpieza de los ojos, oidos y nariz del recién nacido fue utilizado aceite de oliva. Después el cuerpo del niño era ceñido con lino que también fue sumergido en aceite de oliva anteriormente para evitar deformidades.


Se dice que las comadronas y también las asistentas tenían la obligación de lavarse las manos antes del parto y también cortarse las uñas para no herir al bebé. No obstante, muchos bebés fallecían durante o poco después del parto, ya que no siempre trabajaban sin tener bien desinfectadas las manos, provocando con ellos graves infecciones también a la madre.
Y aunque ella haya sobrevivido después del parto, siempre acechaba el peligro del puerperio.
La madre podía sufrir hermorragias, heridas o infecciones causadas por el parto. Las primíparas sobre todo fallecían muy a menudo por fiebre puerperal.

Las personas veían la muerte de una manera diferente en comparación con las de hoy en día. La muerte estaba omnipresente desde el momento del nacimiento. Las espectativas de vida también eran muy bajas. La muerte les acompañaba practicamente a todas partes. Las mujeres fallecían por culpa de los partos cuando todavía eran muy jovenes. Pero también los hombes morían por norma general a una temprana edad. Los nobles siempre llegaban a una edad más elevada que los pobres. De esa manera reyes y príncipes podían llegar a los 50, una edad muy elevada para esa época.
Las causas de esas muertes eran muy amenudo la lepra, malaria, tuberculosis, difteria y cólera. La peste también estaba al acecho de cualquiera.
Morir de sed, hambre o de frío no er algo inusual por aquel entonces.
La mitad de los niños no llegaban a los 14 años de edad. Las causas del número elevado de niños fallecidos en su infancia podían ser por una higiene deficiente, mala alimentación, sarampión, la viruela, tos ferina, tuberculosis, infecciones y otras epidemias. Todas las personas estaban practicamente abandonados a su destino.

Y desgraciadamente por la falta de posibilidades médicas, la muerte casi siempre era algo lento y cruel. En la mayoría de los casos, solo les quedaba rezar. Por esa razón, la mayoría solo podía encontrar la paz y la esperanza en la religion.

Margarita Tudor - Reina Consorte de Escocia

sábado, 10 de marzo de 2012

Margarita Tudor - Reina Consorte de Escocia

Orientándome sobre la vida de Margarita Tudor, sobre la cual no sabía mucho, reconocí que su historia tenía al menos tanto valor, como la de cualquier otro miembro familiar de los Tudor para estudiar- y publicarlo.

La mayoría de las historias de la Dinastía Tudor cuentan sobre Enrique VIII y sus seis esposas. Pero al leer más y más uno se va dando cuenta que aquella época era mucho más compleja, llena de detalles emotivos y hechos reveladores que a simple vista parece.
Por aquel motivo he dicho siempre que el lector y el viajero son los enemigs de la ignorancia.
Y por esa razón dedicaremos nuestro tiempo por hoy a la hermana mayor de Enrique VIII, Margarita, un espiritú igual de rebelde que su hermana Maria.

Margarita Tudor, Reina Consorte de Escocia

Margarita, conocida como Reina Concorte de Escocia y abuela de María Estuardo nacío el 28 de noviembre de 1489 en el Palacio de Westminster.
Era hija de Enrique VII e Isabel de York y nieta de Margarita Beaufort de la cual recibió el nombre y la excelente educación, ya que era un ejemplo brillante de piedad y formación.
En su infancia aprendío a tocar el laúd y el clavicordio. También estudio francés y latín e incluso le enseñaron como tirar con arcos. Margarita Beaufort sentía gran interés por la ciencia, cosa que no compartía con su nieta Margarita.
Pasaba mucho tiempo con ella ya que su padre Enrique VII era un rey muy ocupado y distraído que tenía que luchar para mantener su reinado. A pesar del poco tiempo que le quedaba para pasarlo con sus hijos los quería mucho. Su madre, Isabel, una mujer pacífica y distinguida pasó el mayor tiempo estando embarazada o recuperándose lentamente de un parto complicado.

Siendo joven sentía pasión por el atuendo, la danza, la música, el tiro con arco y jugar a las cartas.
Se dice que Margarita pudo disfrutar de una infancia muy feliz en la corte de su padre Enrique VII. Desde pequeña siempre asistía a las fiestas y bailes que organizaban en el palacio.
Aún asi, siendo princesa fué usada para fines políticos, tal y como era costumbre por aquel entonces.
Cuando Margarita tuvo 6 años Enrique VII estuvo pensando suavizar la unión con el país vecino Escocia, que siempre había sido el enemigo tradicional de Inglaterra, casándola con el rey de Escocia Jacobo IV.
El destino de una princesa por aquel entonces no era el de vivir y morir en su propio país.
En 1497 cuando la princesa tenía 8 años Inglaterra y Escocia firmaron un tratado de paz y fue entonces cuando los dos naciones se tomaron más en serio la idea de la boda entre Jacobo IV y Margarita. Pero muchos se opusieron a esa unión como varios miembros del Concejo Real. Estaban en contra ya que los descendientes, aparte de reinar en Escocia, tendrían derechos al trono inglés.
Pero a Enrique VII no le intimaban esas dudas, el aseguraba a su reino que la posible unión con su país vecino, sería algo de gran utilidad para alejarlos de la influencia francesa y además el final de la permanente oposición, que reinaba entre Inglaterra y Escocia.
Jacobo también estaba entusiasmado con la idea de casarse con Margarita. Tenía 16 años más que ella pero eso era algo común entre matrimonios reales.
Jacobo nunca había tenido una vida fácil ni feliz. Había tenido que luchar contra su propio padre el rey Jacobo III en la batalla de Sauchieburn en la cual fue asesinado.
Jacobo nunca pudo recuperarse de aquel acontecimiento y de la razón por la cual fue coronado el nuevo rey de Escocia. Siempre había sido un hombre carismático y melancólico y ahora tenía la posibilidad de contraer matrimonio con la joven princesa Margarita.

Jacobo IV - Rey de Escocia

Se casaron en enero de 1502 cuando Margarita tenía apenas 12 años bajo apoderantes, pero se consumó oficialmente el 8 de agosto de 1503 en Edímburgo cuando Margarita partió hacía Escocia y se encontro por vez primera con su esposo Jacobo IV.
Desgraciadamente esa no era una época feliz para la familia Tudor ya que su hermano Arthuro había fallecido en 1502 y su madre al año siguiente, por haber dado luz a una niña que había vivido tan solo unas cuantas horas.

Margarita partió hacía su futuro el 2 de julio de 1503 y antes de salir definativamente de su país, hizo una parada en Collyweston para visitar a su abuela Margarita de Beaufort.

Aunque los dos cónyuges no se amaban se sentían felices uno al lado del otro.
Ella disfrutaba con su título como reina de Escocia pero aún así sentía cierta nostalgia hacía su patria en los primeros años de su reinado.
De la unión entre Margarita y Jacobo IV nacieron 6 hijos de los cuales tan solo sobrevivió uno a los primeros años trás el nacimiento.
Ese niño nació el 10 de abril de 1512 y le dieron el nombre en honor a su padre Jacobo.
Jacobo sería el futuro Jacobo V, rey de Escocia y padre de Maria Stuardo.

Carta de Margarita a su padre Enrique VII mientras estuvo en Escocia
(Se reconocen dos letras diferentes porque la carta fue escrita por la secretaria y luego las ultimas frases por la propia Margarita)

Las relaciones entre Inglaterra y Escocia empeoraron cuando el hermano de Margarita, Enrique VIII, sucedió a su padre como rey en 1509.
Cuando Enrique decidió invadir Francia, que había sido la tradicional aliada de Escocia, Jacobo IV reaccionó declarándole la guerra a su cuñado e invadiendo Inglaterra.
Mientras Enrique VIII invadía Francia con sus tropas, Jacobo IV a su vez invadio Inglaterra pensando que de esa manera le sería más facil conquistar al país vecino.
Pero la euforia le había traicionado ya que falleció el 9 de septiembre de 1513 en la batalla de Flodden Field dejando viuda a Margarita después de diez años de matrimonio.

Como tenía que haberse sentido Margarita?
Su marido había caído por manos de sus propios compatriotas y su hermano había sido el que le había declarado la guerra a Francia, sabiendo bien que Escocia no tardaría en planificar la invación de Inglaterra, poniendo en peligro la vida del rey, esposo de Margarita.

El 21 de septiembre el hijo de Margarita fue coronado rey de Escocia como Jacobo V. Como Jacobo en 1513 tan solo tenía un año, Margarita consigió proclamandose regente de Escocia hasta el momento que volviera a casarse.

Jacobo V, hijo de Margarita Tudor

Un año después pudo poner fin a la guerra entre Inglaterra y Escocia.
No obstante se sentía desprotegida ya que sabía que el primo-hermano de su difunto marido, Juan Estuardo planeaba sustituir a Margarita como regente de Escocia.
Buscó la alianza con la poderosa familia escocesa "Douglas" casandose en secreto con el joven y apuesto Archibald Douglas el 6 de agosto de 1514.
Su regencia entonces llegó a su fin cuando la noticia de la boda entre Margarita y Archibald se difundió por el pais.
El primo-hermano del difunto monarca Jacobo IV, Juan Estuardo, se convertio en el nuevo regente de Escocia y además obligaba a Margarita a entregarle la custodia de su hijo.
La relación entre Escocia e Inglaterra volvieron a volverse tensas ya que no aceptaron la unión entre Margarita y Archibald que apoyaba unicamente a los intereses ingleses.

Archibald Douglas y Margarita Tudor

Fueron tiempos dificiles para Margarita. Juan Estuardo obtiene la custodia de Jacobo V y Margarita huye con su marido a Inglaterra donde dio a luz a una niña llamada Margarita.
Su hermano Enrique no estaba de acuerdo con el comportamiento de Margarita ni con los acontecimientos que estaban ocurriendo entre Inglaterra y su país vecino.
Le costó años para asumir el nuevo matrimonio entre su hermana y Archibald pero al final logró aceptarlo.

En 1517 Margarita volvió a Escocia, ya que Enrique VIII había persuadido a Juan Estuardo, para que pudiera volver a ver a su hijo Jacobo, mientras el mismo se encontraba en Francia.
También se reencontró con su marido Archibald que había regresado a Escocia hacía un tiempo sin Margarita y que se había enriquecido de una amante y viviendo del dinero de su esposa.
Su matrimonio con Archibald estaba deteriorándose, más aún cuando éste logra apoderarse de la custodia del rey y asegurarse de esta forma la regencia del reino desde 1524.

Margarita profundamente desepcionada decide divorciarse de Archibald, cosa que alteró mucho a su hermano Enrique VIII, ya que el divorcio era algo inpensable y muy mal visto por la Iglesia Católica.
En 1524 consigió distituir a Juan Estuardo como regente y declarar la mayoría de edad de su hijo Jacobo con tan solo 12 años. Teóricamente el reinado de Jacobo V comenzó a partir de ese momento, aunque practicamente era todavía la madre Margarita la que gobernaba Escocia.

En 1527 al fin consegió una anulación papal de su matrimonio y pudo divorciarse, aunque Enrique le mandaba continuamente cartas advirtiendole del error que estaba cometiendo.
Cosa que el también haría unos años después diviorciandose de su esposa Catalina de Aragón.
A Margarita no le afectaron las palabras de su hermano y volvió entonces a contraer su tercer matrimonio con el francés Enrique Estuardo el 3 de marzo de 1528, cosa que no podía perdonar Enrique VIII.

Enrique Estuardo, Lord Methven

En junio del mismo año Jacobo V, que tenia 16 años, consiguió librarse de la “tutela” de su ex padrastro Archibald Douglas. Margarita y su tercer esposo se vieron favorecidos por la caída de Douglas, convirtiéndose en consejeros de confianza de Jacobo V. El rey le dio a su segundo padrastro, Enrique Estuardo, el título de Lord Methven.

De ese matrimonio nació Dorotea Estuardo en 1529.
Un tiempo después dedicaba su tiempo concejando a su hijo con temas politicos intentando mantener las buenas relaciones entre su hermano y su hijo. En 1534 consiguió que Inglaterra y Escocia firmasen un tratado de paz.
Incluso planificó un matrimonio entre su hijo Jacobo V y la princesa María, hija de Enrique VIII para fortalecer dicha unión.
Pero esa boda nunca tuvo lugar. Además también había empeorado su matrimonio con el francés Enrique Estuardo ya que se había enterrado de sus incontables amoríos.
Intentó convencer a su hijo para que pudiera divorciarse de él pero su hijo no lo aceptó.
Pasando el tiempo pudo reconciliarse con su marido.
Margarita falleció el 18 de octubre de 1541 con la edad de 51 años probablemente por un derrame celebral. Fue sepultada en la Abadía cartuja de San Juan (Escocia).

Su bisnieto Jacobo VI se convirtió en 1603 en rey de Inglaterra bajo el nombre de Jacobo I. De esa manera pudo al fin unir a los dos naciones por lo que las predicciones de Enrique VII al fin resultaron ser certeras.

Maria Tudor, Reina consorte de Francia y Duquesa de Suffolk

martes, 6 de marzo de 2012

Maria Tudor, Reina consorte de Francia y Duquesa de Suffolk

Seguiremos los pasos de una princesa hermosa, apasionada y rebelde.
María, conocida como hermana de Enrique VIII y Reina I de Francia nació el 18 de marzo de 1496. María era hija de Enrique VII e Isabel de York, siendo la más pequeña de sus tres hermanos.

Maria Tudor

Desde pequeña disfrutaba de una relación muy estrecha con su hermano mayor Enrique (Futuro Enrique VIII). Los dos niños eran aliados y compartían una variedad de gustos.
Según iban creciendo, compartían su pasión por el espectáculo, la danza y las fiestas que organizaban en la corte.
Cuando Maria tenía 11 años concertaron su matrimonio con Carlos de Castilla, el futuro emperador Carlos V, sobrino de Catalina de Aragón para el año 1514.
Pero unos años antes de celebrar dicho evento, fallecío Enrique VII, padre de María. En el trono se encontraba ahora su hermano Enrique VIII.
 El entonces anuló dicha planificación entre Maria y Carlos de Castilla por aplazamientos diplomaticos y desarollos secretos entre España, Francia y el Sacro Imperio Romano Germanico. 

Carlos I de España

La anulación no había conmovido a la princesa Maria ya que realmente no estaba muy entusiasmada por casarse con Carlos.
Pero lo que ella aún no sabía, era que su hermano junto con el cardenal Wolsey ya estaban planeando un tratado de paz con el país vecino Francia.
El rey Luis XII se acababa de quedar viudo y Enrique VIII opinó que no existía nada igualable que sellar dicho tratado con una boda entre el rey de Francia y su bella hermana.

Luis XII tenía 34 años más que Maria, padecía de La Gota y tenía un aspecto algo desagradable y famélico.
Maria sin embargo fué conocida en su juventud como una de las princesas más bellas de Europa.
Por ahora siempre pudo disfrutar de una libertad inmensa en el reinado de su hermano Enrique VIII, ella participaba en cada evento y fué la estrella de la corte.
Cuando Enrique le habló a su hermana de su plan estaba consternada y horrorizada. Sollozando acepto cumplir con sus obligaciones como princesa de Inglaterra pero bajo una condición.
Estaría dispuesta a contraer matrimonio con Luis XII, si en el caso de fallecer el mismo algún día, ella sería libre de elegir a su segundo marido.

Esto hubiera sido un previlegio para cualquier mujer por aquel entonces y aunque era algo inpensable sobre todo para una princesa de la realeza inglesa, Enrique aceptó su condición.
Se dice que posiblemente haya aceptado el deseo de su hermana, porque realmente la quería y también porque era importante que ella contrajera libre-, y pacíficamente el matrimonio con el viejo rey francés.
En la misma conversación con su hermano, ella le confesó que estaba enamorada de su amigo y confidente Charles Brandon, Duque de Suffolk.

El rey de Francia, Luis XII evidentemente estaba encantado con la planifiación de la boda entre el y la joven y bella princesa Maria.
En agosto de 1514 se realiza la boda en Inglaterra en el palacio de Greenwich entre un apoderante del rey de Francia y Maria.
Luis XII ya le había mandado muchas joyas y un vestuario esplendido a su futura esposa.
A principios de octubre del mismo año Maria viaja a Francia para unirse con el rey Luis XII.
El 9 de octubre celebran la boda oficial en la catedral de Abbeville seguido por varias semanas de celebraciones.
Una de las damas de honor que la atendió en Francia fue Ana Bolena. María fue descrita por el embajador de Venecia, como "un paraíso de altura, delgado, ojos grises, que posee una palidez extrema".


La boda entre Luis XII y Maria Tudor

 La mayoría de sus damas de compañia que había traído desde Inglaterra volvieron, a exepción de algunas que se quedaron con la nueva reina cosorte de Francia como las hermanas Bolena.

El matrimonio no duró demasiado, ya que 82 días después de la boda, fallece el rey Luis XII el 1 de enero de 1515 supuestamente por "sus esfuerzos en el dormitorio".
Le sucedió en el trono su yerno y primo Francisco I, casado con su hija Claudia de Francia.
Maria deseaba volver a Inglaterra pero de pronto tuvo que recluirse 40 dias por orden del nuevo rey, tal y como decía la tradición francesa para las viudas reinas que pudieran estar embarazadas.
Mientras, Maria, pensando en la promesa que le había hecho su hermano, poco a poco comenzó a desvanecerse delante de sus ojos. Preocupada por si Enrique cambiara de idea, le escribió una carta pidiéndole que se pusiera en contacto con el rey francés Francisco I para que le dejara volver a Inglaterra y recordandole de aquella promesa que le había hecho a su hermana:

"Sir, I beseech your grace that you will keep all the promises that you promised me when I took my leave of you by the waterside. Sir, your grace knoweth well that I did marry for your pleasure at this time and now I trust you will suffer me to marry as me liketh for to do... wherefore I beseech your grace for to be a good lord and brother unto me"

Ella decía también que si su hermano iba a romper su promesa, entraría en un convento de monjas.

"never no man shall joy of me"

Mientras, Francisco I temía por la alianza entre las dos naciones Francia y Inglaterra y que Enrique VIII comprometiera a su hermana nuevamente con Carlos de Castilla. No estaba dispuesto a perder la alianza y por ese motivo intentaba animar a Maria contraer matrimonio con algún noble francés.
Pero María ya había planeado algo distinto desde hacía un tiempo. 
Confesandole a Francisco el amor que sintía por Charles Brandon, supo el al mismo tiempo que había llegado el momento para acabar con los planes de Enrique VIII. 
Mientras tanto en Inglaterra, Enrique VIII mandó al mismísmo Charles Brandon a Francia para que pudiera acompañar y proteger a su hermana mientras volviera a casa.
Confiaba en Charles, era un amigo fiel que había conocido toda su vida. Y aún sabiendo de los sentimientos entre su amigo y su hermana no dudaba de él, ya que siempre había demostrado fidelidad hacía su soberano y además dependía de su rey.
Pero antes de partir, tuvo que jurarle a Enrique que iba a traerle a su hermana sana y salva y que su relación se basara únicamente en formalidad y respeto.

Charlos Brandon llega a Francia el 27 de enero y en primer lugar tuvo una audiencia privada con Francisco I.
El le habló a Charles sobre la confesión de Maria y los sentimientos que aguardaba hacía el y que si el sentía lo mismo, iba a ser su aliado y que iba a apoyarlos en todo momento.
Poco tiempo después por fin volvió a ver a Maria y se vió entre la obedencia que le debía hacía su soberano y el deseo hacía su princesa María.
Podían haber vuelto de inmediato con esperanzas a Inglaterra y suplicar al rey cumplir con su promesa y dejarles contraer matrimonio.
Pero la pareja temía que María volviera a ser victima de consideraciones politicas y además sabían bien que Charles tenía muchos enemigos políticos.
De ese modo se casaron en secreto el 3 de marzo de 1515 en París.
Asi Maria Tudor hizo algo verdaderamente inpensable para una princesa. Se casó con el hombre que ella había elegido y amado.

Maria Tudor & Charles Brandon

El duque de Suffolk le comunica a su amigo, el cardenal Thomas Wolsey, sobre la boda el día 5 de marzo. Técnicamente, esto era traición a la patria, como Charles se había casado con una princesa real, sin el consentimiento de Enrique.
Poco tiempo después cuando al final el rey inglés supo de la boda entre su fiel amigo y su hermana, se sintió profundamente decepcionado e indignado y echó a los de la corte.

El Consejo Privado instó a que Charles debería ser encarcelado o incluso ejecutado.
Por suerte, el actual concejero principal Thomas Wolsey hizo reflexionar al rey y recordarle cuanto amor sentía por su hermana y de los tantos años que había disfrutado de la amistad con Charles.
Después de que ambos le habían pedido perdón por escrito en múltiples ocaciones al final Enrique los perdono.
La pareja pudo volver a la corte y accedieron a pagar a Enrique 24.000 libras, junto con su plato y las joyas. Pudieron casarse públicamente en Greenwich Hall el 13 de mayo de 1515 a dónde el propio Enrique junto a su esposa Catalina de Aragón asisitío.

María fue la tercera esposa de Charles Brandon, y el ya tenía dos hijas, Ana y María, por su segundo matrimonio con Anne Browne, ella había muerto en 1511. María cuidó entonces a las niñas junto a sus propios hijos.

Cuando María estuvo embarazada de su primer hijo, su cuñada Catalina de Aragón también se encontraba en estado. De ese modo las dos pudieron disfrutar juntas de ese acontecimiento nuevo y feliz. Primero nació la hija de Catalina a la cual le dieron el nombre de Maria en honor a su tía.
Y poco tiempo después nació el hijo de Maria y le dieron el nombre de su tío, Enrique.

Después del nacimiento de Enrique tuvieron también a Frances y Leonor.
Eran tiempos felices sobre todo para Maria y Charles.
Maria había cumplido su deseo y además disfrutaba de una relación fantástica con su hermano.

Desgraciadamente a partir del año 1520 María empezó a enfermar y las relaciones entre María y su hermano el rey se vieron afectadas cuando ella se opuso a que éste se divorciase de su esposa Catalina de Aragón para casarse con Ana Bolena, a quién ella había conocido por vez primera en Francia.
Las visitas a la corte de Enrique eran cada vez menos frecuentes.
Pero aún viendo el comportamiento de su hermana, hacía la relación entre Ana y Enrique no cambió de parecer.
Una vez casado con Ana Bolena y declarado sin fuerza legal su matrimonio con Catalina de Aragón, tuvo lugar la coronación de Ana Bolena en Junio del año 1533 a la cual asistió Charles Brandon.
Por ese motivo no estaba con María cuando falleció el 25 de junio de 1533 a los 37 años de edad a causa de Tuberculosis.

Fue enterrada inicialmente en la abadía de Bury St Edmunds, (Suffolk) pero un tiempo después su cuerpo fue trasladado a la cercana iglesia de Santa María, a causa de la destrucción de los monasterios.

Iglesia de Santa María (Suffolk)







Isabel de York - "Queen of Hearts"

viernes, 2 de marzo de 2012

Isabel de York - "Queen of Hearts"

Isabel de York, hija del rey Eduardo IV y mujer de Enrique VII nació el 11 de febrero de 1466. Su madre era Isabel de Woodville, era una viuda joven cuando conoció a Eduardo IV. Se casaron en secreto el 1. de mayo de 1464. Contrajeron matrimonio por amor y no como solía ser en aquel entonces por diplomacia. 
Isabel y sus hermanos se críaron en medio de la guerra civil "La Guerra de las dos rosas". Aunque realmente no percataron la presencia de ella hasta la muerte de su padre, el rey Eduardo IV.

Isabel de York

En 1475, cuando Isabel tenía 9 años ya estuvo comprometida con Carlos VIII, hijo del rey de Francia. Y aunque nunca llegaron a casarse dicha relación le reafirmó una buena educación.
Aparte de muchas asignaturas diferentes que ella tuvo que estudiar, aprendió a leer y escribir francés como también la caligrafía medieval.
Cuando Isabel tenía 17 años murió su padre, el rey Eduardo IV.
Habían rumores que decían que su tío, Ricardo, inmediatamente después de la muerte de su hermano, planeó casarse con su sobrina Isabel en cuanto se muriera su enfermiza mujer.
Se dice que si verdaderamente tenía la intención de casarse con ella, una de las razones principales había sido la de apartar al famoso pretendiente de la casa Lancaster, Enrique Tudor, del trono.

A partir de la muerte de su padre todo empezó a complicarse drasticamente.
Su hermano de 12 años Eduardo fue encerrado por orden de su tío Ricardo en la Torre de Londres. Poco tiempo después le acompaño su hermano de 9 años Ricardo.
Mientras los dos hermanos, llamados más adelante "Los Principes de la Torre" estuvieron encerrados, Ricardo anunció la invalidez del matrimonio entre su hermano Eduardo IV y su esposa Isabel de Woodville. Alegó que su hermano había firmado un contrato nupcial con Lady Leonor Tolbot y que el difunto monarca tenía prohibido contraer matrimonio con otra persona.
Isabel y sus hermanos fueron declarados ilegitimos y el matrimonio de los padres de Isabel nulo.
Los hermanos Eduardo y Ricardo desaparecieron y nadie volvió a saber algo de ellos hasta el día de hoy. Fue entonces cuando el tío de Isabel se convertió en Ricardo III, rey de Inglaterra.
No se sabe mucho sobre como había reaccionado Isabel al saber de la desapareción de sus hermanos.

Pero su madre ahora temía por la seguridad de sus hijas y pidieron refugio en un monasterio cercano para protegerse.
Mientras, la madre de Isabel contactó en secreto con la madre de Enrique Tudor, Margaret Beaufort y ambos mujeres planificaron la unión de sus hijos. Aunque se suponía que las dos mujeres debían ser enemigos había una cosa que compartían. La infelicidad que sentían por ver a Ricardo III en el trono.
Entonces Enrique Tudor hizo publico la promesa de casarse con Isabel de York, si derrotara a Ricardo III y si se convertiera en rey de Inglaterra.
Enrique VII

Y Enrique Tudor pudo cumplir con aquella promesa ya que derrotó a Ricardo III en la batalla de Bosworth el 22 de agosto de 1485 y se convertío en rey de Inglaterra. Aunque Enrique no se le veía muy apresurado en convertirse en esposo de Isabel, finalmente se casaron el 18 de enero de 1486 celebrandolo en la Abadía de Westminster. Esa boda fué un simbolo del final de la Guerra de las dos Rosas y el nacimiento de la Rosa Tudor.
La Rosa Tudor

Isabel entonces tuvo 19 años y fue una de las mujeres más bellas de su época.
Tenía la belleza clásica de una mujer inglesa. El pelo largo y rubio con ojos azules y una piel de porcelana.
Su esposo entonces tenia 29 años y era alto, esbelto con el cabello moreno, apuesto y definitavente en el mejor momento de su vida. Eran la pareja perfecta.
El hogar de la reina Isabel fué dirigida por Margaret Beaufort, la madre de Enrique VII. La propia madre de Isabel, Isabel de Woodville fue llevada a un convento y perdió todos sus pertenencias a causa de un posible complot que se dice que planeaba con miembros de la Casa York contra el rey. 

Tuvieron 7 hijos de los cuales 4 sobrevivieron a la infancia.
Pasaron aproximadamente 13 meses después de la boda cuando nació su primer hijo. Fué llamado Arturo, en honor a la leyenda mítica del rey Arturo y su távola redonda. Desde el momento del nacimiento fué Duque de Cornealles y fue nombrado Principe de Gales y Conde de Chester en 1489.
Desgraciadamente nunca pudo disfrutar realmente de una buena salud.
Con la edad de dos años ya fué planificada su boda con la princesa española Catalina de Aragón.

Arturo Tudor

Y mientras tanto nació Margarita en el palacio de Westminster el 29 de noviembre de 1489. Futura reina consorte de Escocia.

Margarita Tudor

Dos años mas tarde nace Enrique Tudor (futuro Enrique VIII) el 28 de junio de 1491. Se dice que Enrique disfrutaba de una muy buena relación con su madre Isabel de York. La idealizaba tanto, que le era muy dificil encontrar a una mujer que alcancara sus espectactivas. 

Enrique Tudor (Futuro Enrique VIII)

El 18 de marzo de 1496 nace María conocida en su juventud como una de las princesas más bellas de Europa. Tuvo muy buena relación con su hermano Enrique. Por ese motivo, la primera hija de Enrique recibe el nombre de María. Era reina consorte de Francia y más adelante Duquesa de Suffolk.

Maria Tudor

Arturo con la edad de 15 años se casó con la princesa españla Catalina de Aragón en noviembre de 1501. Cuatro meses más tarde cayó enfermo, posiblemente de tuberculosis. La siguiente primavera, Arturo murió de fiebre, por las húmedas condiciones del tiempo.
La noticia de la muerte de Arturo, fue muy dolorosa para sus padres. Un columnista retrató el dolor de Isabel como el de la Virgen María de los Dolores al pie de la cruz. El reinado de Enrique VII nunca fue el mismo después de la muerte de Arturo.
Después de ese acontecimiento tan terrible los monarcas decidieron tener otro hijo más, para asegurarse de una larga vida para la Dinastía Tudor.
Aproximadamente un año después nace una niña a la cual le pusieron el nombre de Catalina, en honor a Catalina de Aragón, pero desgraciadamente fallece tan solo unas horas después.
A continuacion la reina se sintío terriblemente entristecida y fue entonces cuando su salud sufrió un declive fatal. La reina sufrió una fuerte fiebre puerperal y murió después de nueve días de agonía, el 11 de febrero de 1503 en su cumpleaños número 37.
Enrique VII nunca pudo recuperarse de aquella muerte. Se dice que aunque era un hombre algo avaricioso, no se escatimó en gastos para darle un funeral fabuloso a su difunta esposa. Enrique VII nunca volvió a casarse.
Todavía hoy en día se pueden observar las dos tumbas de los dos monarcas legendarios uno al lado del otro en la Abadía de Westminster en Londres.
Isabel de York fue la única reina inglesa en ser hija, hermana, sobrina, esposa y madre de reyes ingleses. Además, se tomó su retrato como base para dibujar la figura de la reina en la baraja de naipes.