Feliz Navidad

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Feliz Navidad

Y una vez más ha pasado un año entero, y aunque parece que haya sido ayer, cuando os deseaba un feliz año nuevo 2014, si que puedo decir que han sido muchos los momentos felices, extraordinarios y sorprendentes que han llenado este año.

Recuerdo haberos preparado una tarjeta navideña con toda la ilusión que se albergaba en mi corazón y con una esperanza indescriptible para que el 2014 fuera bueno conmigo.
Y ahora que éste muy pronto se desvanecerá, aprovecho este espacio mio, para deciros que ha sido mucho más que eso. Ni siquiera pudiera yo hablar de agradecimiento, porque el agradecimiento es una palabra que pudiera desaparecer nada más pronunciarla, al ser tan solo una mínima parte que describe lo que siento.
Es un sentimiento abrumador, fuerte y poderoso que ningún ser o fuerza podrá destruir jamás.
Aún esforzándome sigo sin entender, como he podido llegar a cumplir tantísimos sueños, viajes inesperados, aventuras cautivadoras, encuentros hermosos y descubrimientos inexplicables en un solo año. Y es que pensándolo bien, ninguno de ellos fue intencionado o planificado, sino más bien algo que por alguna razón que desconozco, se cruzó en mi camino...así, sin más. Después de esto tengo muy claro, que son las cosas súbitas, que hacen que el latido de tu corazón se acelere hasta no poder más! Y cierto es y este blog es mi testigo, que este año no ha habido oportunidad que no haya aprovechado, no hay frase que no haya dicho, ni libro que no haya leído, teniendo la absoluta certeza que todo lo que hice lo hice con amor.
Han sido tantas las aventuras y los momentos de paz y felicidad absoluta, que no hay día que no piense en ellos, porque pase lo que pase, seguirán estando no solo en mi memoria para siempre, sino también y sobretodo en lo más profundo de mi corazón.
La historia nunca había estado tan cerca de mi, que casi era como si me abrazara y no me quisiera soltar....o quizás, fui yo la que no quise dejarla ir.
Jamás pensé que todo esto podría ser posible. Pero ahora sé que no hay nada que no lo sea.
Porque al fin y al cabo si existen los voluntariados en castillos medievales, los pueblos encantados con monedas vikingas escondidas bajo sus suelos, torneos ante un cielo veraniego, abadías cuyos muros te susurran su historia y amapolas de cerámica esperando que las recojas.
Todo ello está a un solo paso de dragones, espadas inmersas en piedras y dioses que escupen truenos y relámpagos...y ya que he llegado hasta aquí porque no dar un paso más?
El honor es mio por tener a cada uno de vosotros, por tener vuestro apoyo incondicional y fidelidad absoluta, formáis parte de este artículo y de todos aquellos que aún están por llegar, y espero que sean muchos.

Gracias por vuestras palabras, vuestras sonrisas y lagrimas y por vuestro valioso tiempo, sin ello ésto no sería nada.

Os deseo una Feliz Navidad y un próspero Año nuevo 2015.

Siempre vuestra,

Sydney Klevesath Cabrera
Susurros en la Corte