Sir Thomas More

viernes, 27 de julio de 2012

Sir Thomas More

Tomás Moro, llamado Thomas More en inglés y Thomas Morus en latín, nació el 7 de febrero de 1478 y fue pensador, teólogo, político, humanista, escritor, poeta, traductor, profesor de leyes, juez de negocios civiles, abogado y Lord Canciller de Enrique VIII.
Tomás Moro conocido por su famosa obra de "Utopia" escrita en 1516 en la que critica el orden politico, social y religioso, creando una comunidad perfecta en forma de una isla, dónde reina la tolerancia, la igualdad social y la fé.
Tomás Moro transportó el renacimiento humanistico a Inglaterra.
Además, muy conocido por luchar apasionadamente en contra del movimiento religioso, creado en el siglo XVI, denominado la Reforma Protestante y especialmente en contra de su enemigo Martín Lutero y William Tyndale.
Fue enjuiciado por orden de su rey y amigo Enrique VIII, acusado de alta traición muriendo en defensa de la iglesia católica y por sus propias ideas.


Tomás Moro

Moro nació en Londres en 1478, justo a finales de la Edad Media. Fue hijo del juez John More y Agnes More. Con ocho años, después de tres años de enseñanza primaria fue llevado al Palacio de Lambeth, donde sirvió como paje del cardenal, John Morton, Arzobispo de Canterbury y Lord Canciller de Inglaterra.
El arzobispo era un fiel defensor del nuevo humanismo renacentista y sintiendo un especial cariño  hacía el joven Tomás, le sugerió ingresarle a la Universidad de Oxford con la ayuda de una beca. Ahí pudo estudiar griego, latín además de la doctrina escolástica, siendo alumno de los humanistas Thomas Linacre y William Grocyn. Una erudición aún algo discutible que su padre no apoyaba. Pero tan solo dos años después de su graduación, abandonó la universidad, haciendo caso a su padre que deseaba que su hijo fuera a estudiar leyes. En 1494, teniendo 16 años inició sus estudios de derecho en el New Inn de Londres, tal y como había querido siempre su padre. Dos años después empezó a ejercer la abogacía ante los tribunales. Durante estos años estudió aparte el francés, que era necesario para los juzgados inglesas.

En 1501 empezó a escribir poesías en inglés y latín, finalizó sus estudios juridicos y comenzó a profesar.
Se convertío en un abogado y mediador prodigioso.
Fue entonces cuando tuvo sus primeros encuentros con percursores del renacimiento, conociendo a Erasmo de Rotterdam y a John Skelton.
Aproximadamente en el mismo tiempo entró en la Tercera Orden de San Francisco, viviendo como laico en un convento durante tres años. Ahi se dedicaría al estudio religioso.
Tras realizar algunos traducciones se dedicó a traducir una biografía de Giovanni Pico della Mirandola, algo que le marcaría definitivamente para el resto de su vida.
Aunque unos años después volvió a su anterior profesión jurídica y fuera nombrado miembro del Parlamento, nunca pudo olvidarse de ciertos actos de penitencia, llevando para el resto de su vida un cilicio en la pierna y también en forma de camisa. Un accesorio ultilizado para provocar deliberadamente dolor o castidad en quien lo viste. La camisa era hecha de tela áspera o pelo de animal y podía ser llevada como túnica o emplearse como faja alrededor de la cintura o el vientre.



Cilicio medieval

Con 26 años contrajo matrimonio con Joan Colt. De esa unión nacen tres hijas y un hijo (Margereth, Elisabeth, Cecily y John). Después de seis años de matrimonio fallece Joan repentinamente. Un tiempo después se casa por segunda vez con Alice Middleton que ya tenía una hija llamada Alice.



Familia de Tomás Moro

A partir de 1510 fue nombrado vicesheriff de Londres y dió clases en derecho en el Lincoln's Inn.
Fue entonces cuando Tomás Moro empezó a llamar la atención del rey Enrique VIII y éste le mandaba a misiones diplomáticas. En 1515 fue enviado a una embajada comercial en Flandes. Poco tiempo después en 1516 escribe su famoso libro "Utopia".
En él critica el mundo en el que vivía, describiendo una comunidad ficticia, perfecta e idílica.
Utopia realmente significa "no lugar", y por tanto designa una localización inexistitente o imposible de encontrar. En su obra Thomas Moro describe una isla, llamada Utopia, perdida en el océano cuyos habitantes habían logrado el estado perfecto, llevando cada uno de ellos una vida pacífica y harmoniosa.
Pero aún siendo la palabra de "Utopia" algo exclusivamente creado por el, el concepto general es aún mas antiguo ya que en la misma obra, se puede obsevar una fuerte influencia e incluso directa haciendo referencia a "La Republica" de Platón, obra que presenta asimismo la describción de una sociedad idealizada.
Sin embargo, Moro dio a esta isla idílica el nombre de Utopía (“en ningún lugar”), por lo que muchos pensadores han querido ver en esto, el deseo de dejar claro que, por muy deseable que fuese un estado de este tipo, Utopía es un sueño imaginario e irrealizable. Desde entonces suele considerarse utópico lo que, además de perfecto y modélico, es imposible de encontrar o construir.




En 1517 es enviado a Calais para resolver problemas mercantiles. Aproximadamente en el mismo tiempo fue nombrado Master of Requests y miembro del Concejo Real. Un año después fue nombrado caballero y vicetesorero. Siendo enemigo de Martin Lutero ayudó a Enrique VIII redactar un articulo sobre éste. Ese trabajo hizo que Enrique VIII fuera nombrado con el titulo honorífico papal "Defensor de la Fé". Poco a poco nació una amistad entre el rey y Thomas Moró confiandole misiones secretas y con suma importancia.


Enrique VIII


En su vida privada se comprometió a la enseñanza de sus hijas como también la de su mujer. Sus hijas siempre recibieron la misma educación que su hijo. Su hija Margareth era una de las mujeres más inteligentes de su época. También se decía que tuvo mucho sentido de humor y que lo mantuvo aún en sus ultimos momentos de su vida.
Además ayudaba a alimentar a los pobres sacando el dinero de su propio bolsillo.

En 1524 es nombrado administrador de la Universidad de Oxford y un año más tarde administrador de la Universidad de Cambridge y además canciller de Lancaster.

El entonces actual Lord Canciller de Enrique VIII, Thomas Wolsey, no era capaz de realizar la anulación del matrimonio entre Enrique VIII y Catalina de Aragón y en 1529 tuvo que dimitir su cargo como tal. Fue entonces cuando Enrique nombró a Tomás Moro como nuevo Lord Canciller, una posición que hoy en día correspondería a la del primer ministro.

Pero después de tantos años de amistad entre Enrique y Tomás Moro, Enrique se enemistó con éste debido a las diferencias surgidas en torno a la validez de su matrimonio con su esposa Catalina, que Tomás apoyaba sin lugar a dudas. Enrique VIII había pedido al Papa la concesión de la nulidad de su matrimonio con Catalina de Aragón y la negativa de éste supuso la ruptura de Inglaterra con la Iglesia Católica de Roma y el nombramiento del rey como cabeza de la Iglesia de Inglaterra.

Trás negar el juramento que reconocía a Enrique como cabeza suprema de la Iglesia de Inglaterra, terminó por provocar el rencor de Enrique VIII, que acabó encarcelando a Tomás Moro junto con el obispo John Fisher en la Torre de Londres.



Margareth More despidiendose de su padre antes de la ejecución

Finalmente el rey, enojado, mandó juzgar a Moro, quien en un juicio sumario fue acusado de alta traición y condenado a muerte. Otros dirigentes europeos como el Papa y el emperador Carlos V, quienes veían en él, el mayor pensador del momento, presionaron para que se le perdonara la vida y se la conmutara por cadena perpetua o destierro, pero no sirvió de nada. Con la edad de 57 Tomás Moro fue decapitado una semana después, el 6 de julio de 1535 en Tower Hill.
La sentencia primeramente decía como la de cualquiera que no era de sangre noble, que la ejecución fuera por ahorcamiento hasta casi el punto de muerte, luego se realizaría la emasculación, el evisceramiento, la decapitación y al final la descuartización. Pero en este caso Enrique VIII decidió que fuera ejecutado solo por decapitación. Su cabeza fue exhibida en el puente de londres durante un mes, hasta que su hija Margareth ofrecio un dinero de soborno para que lo bajaran. El cuerpo está enterrado en una bóveda subterránea anexa a la Capilla Católica de San Pedro ad Vincula, que se encuentra en la Torre de Londres.



Piedra mortuoria en memoria de Tomás Moro y los demás ejecutados (Torre de Londres)

Se dice que mientras subía al cadalso se dirigió al verdugo en estos términos: «¿Puede ayudarme a subir?, porque para bajar, ya sabré valérmelas por mí mismo». Luego, al arrodillarse dijo: «Fíjese que mi barba ha crecido en la cárcel; es decir, ella no ha sido desobediente al rey, por lo tanto no hay por qué cortarla. Permítame que la aparte». Finalmente, ya retirando su ironía, se dirigió a los presentes: «I die being the King's good servant—but God's first» («Muero siendo el buen siervo del Rey, pero primero de Dios»).

Tomás Moro era un hombre excepcionalmente inteligente, al mismo tiempo un abogado profesional y un hábil negociador. Había sido un administrador excelente y luchó para el catolisismo y los derechos humanos.
Sin embargo hay que añadir lo que muchos ignoran, que todo esto no le impedió perseguir y quemar seguidores de la reforma, mientras disfrutaba de su posición como Lord Canciller.

Eso resulta importante de mencionar ya que por lo que veo, se le habrá olvidado a la Iglesia Católica al proclamarlo "Santo" el 19 de mayo de 1935.

El paso de los años retuerce mucho la historia, ni son los santos santos, ni los tiranos tiranos, ni los locos locos.