La noche mágica de Samhein

viernes, 21 de octubre de 2016

La noche mágica de Samhein

El 22 de septiembre comenzó una vez más, a lo que es bajo mi punto de vista, la más bella de las estaciones. Otoño.
Empieza una época de días lluviosos, cielos ocultos, botas de agua, chocolate caliente y sobre todo el teñido mágico de las hojas de los arboles. Éstos, antaño de color verde brillante, ahora cambian de color y se visten de naranja, amarillo, rojo y marrón. Estos colores son los verdaderos protagonistas de esa estación tan mística y a la par bella.


Y aparte de los desmesurados obsequios, que nos concede el otoño así por ejemplo las castañas, avellanas, nueces, calabazas, manzanas y granadas, no nos debemos de olvidar del misticismo que siempre acompaña este periodo del año.
En resumidas cuentas, se trata de la época más deseada por mi desde que tengo uso de razón.
Porque, que bonito es vivir en un mundo dónde hay otoños.


Que relacionemos otoño con calabazas talladas, gatos negros e historias de fantasmas se debe a una de las fiestas más antiguas celebradas aún hoy en día, Halloween.
Se ha convertido además, después de Navidad en la fiesta más popular del mundo.
Aunque millones de personas expandidas por el mundo entero, celebran la famosa noche de las brujas de forma distinta pero a su vez similar, muchos de ellos desconocen el origen de Halloween.


Muchos creen firmemente que las raíces de esta festividad otoñal provienen de Estados Unidos, tratándose además de un ritual de la época moderna.
Pero estás personas no podrían estar más lejos de la realidad. Pero es ahí, dónde entra Susurros en la Corte para poder mostraros la verdad de la noche más mágica del año entero.
La noche del 31 de octubre es el único instante, dónde la línea entre la muerte y la vida se encuentra extremadamente delicada y receptiva, incluso difícilmente apreciable.

Este acontecimiento nació unos 2.000 años atrás entre los Celtas, que residían en Irlanda, Gran Bretaña y el norte de Francia. Dos milenios atrás las tribus nórdicas celebraban su año nuevo el 1 de noviembre. El 31 de octubre era el último día en el calendario celta. Esta celebración se denominaba Samhein, que significa "final del verano".


Esta noche representaba no solamente el final del verano, sino el principio del oscuro y frío invierno. Esta gélida época del año que estaba a punto de comenzar, se asociaba en aquel entonces con la muerte. Los Celtas creían que la noche antes del nuevo año volvían los espíritus de los muertos a la tierra.
A parte de ello, también eran de la opinión que la vuelta de los espíritus ayudaba a los druidas o sacerdotes celtas a tener visiones de futuro. Para personas que en aquél entonces la vida significaba ser algo volátil, era de suma importancia obtener percepciones, sobre todo entorno a matrimonios, suerte, salud y muerte. Los druidas igual que los sacerdotes dotados de obtener visiones de aquello que aún estaba por ocurrir, eran sumamente respetados y admirados por todos los miembros de la tribu de aquella época. Fue la iglesia católica la que se ocupó, unos siglos después, de quemar a todo aquel que afirmaba tener ciertos poderes en la hoguera.

Estas personas necesitaban una seguridad, un camino al que seguir durante los largos y oscuros meses de invierno. Para conmemorar este acontecimiento crearon grandes hogueras dónde los miembros de los clanes quemaban el grano y animales muertos como ofrenda hacía los dioses, mientras llevaban pieles y se escondian bajo antifaces de animales. La razón por la cual se disfrazaban, era porque los espíritus malvados vagaban libremente por el mundo de los vivos y de está única manera podían esconderse e incluso causarles miedo. Dentro de sus casas solían encender velas para protegerse de los fantasmas y también para que tal vez, ellos pudieran encontrar el camino de vuelta hacía la luz eterna a través de la llama.


El término "Trick or Treat" - "Truco o Trato", proviene de cuando los vivos temían a lo que las brujas o espíritus podrían llegar a hacerles, si no honraban como era debido el mundo de los muertos. Los duendes eran y siguen siendo famosos por causar algún que otro estrago y fue justamente por ese motivo, que las personas les dejaban alguna ofrenda, como por ejemplo comida o golosinas. Así se aseguraban de que ningún mal recaería sobre ellos... o al menos eso esperaban.


Pero porque relacionamos frutas y frutos secos con la noche de Halloween?
Sus tradiciones mayoritariamente suelen incluir coronas y adornos llenos de manzanas y nueces.
Los tres frutos más sagrados para los Celtas era la bellota, la manzana y la nuez. Especialmente la avellana, que incluso fue considerada una diosa, y la bellota sagrada por su conexión con el mágico roble. Pero igualmente asociamos estos frutos con la noche de las brujas por estar enlazado con el imperio Romano.
En 43 AD el Imperio Romano conquistó la mayoría de los territorios celtas. Durante el periodo de Britania, unos aprox. 400 años, dos festividades de origen romano se unieron a la noche celta de Samhein. La primera es Feralia, día festivo que se celebró durante el mes de octubre, cuando los romanos conmemoraban a los muertos. La segunda festividad era el día para honrar a Pomona, la diosa romana de frutas y arboles.


El símbolo de Pomona es la manzana. Su incorporación al Samhein explica quizás el juego para niños denominado como "Morder la manzana", que habitualmente se suele hacer en Halloween. En ese juego una bañera se llena de agua mientras se introducen muchas manzanas. Debido a que las manzanas son menos densas que el agua, flotan en su superficie. Los participantes del juego (normalmente niños) intentan atrapar alguna manzana con sus dientes y para evitar trampas, se atan las manos de los jugadores a la espalda.


Así como veis, cada cosa, cada anécdota que hacemos hoy y nos pasa por desapercibido, tiene su propia conexión hacía el pasado. De alguna manera es nuestro pase directo o indirecto al pasado.

El mismísimo nombre de "Halloween" tiene su porque. La razón nació el 13 de mayo de 609 DC, cuando el papa Bonifacio IV dedicó el panteón de Roma a los mártires del Cristianismo. De ese modo se creó el día de los mártires. 100 años más tarde el Papa Gregorio expandió ese día, creando también el Día de todos los Santos y lo trasladaron del 13 de mayo al 1 de noviembre. En el año 1000 la iglesia fundó el día de "Todos los santos", un día para honrar a los muertos. Se cree que este día se estableció para poder suprimir el día de Samhein, inventado por los Celtas y por lo tanto no-cristiano y tener un día para el mismo fin, pero creado por la Iglesia Católica. El Día de todos los Santos fue celebrado de una manera similar, con hogueras, disfraces de ángeles y demonios. Este día también fue conocido como "All hallows" y la noche anterior a éste, la noche de Samhein, comenzó a llamarse "All hallows Eve" - ("Víspera de todos los santos") - y poco tiempo después se convirtió en Halloween.

Incluso la calabaza tallada a mano con diferentes muecas tenebrosas o no tan tenebrosas, tiene su origen en la folclore irlandesa.
Cada octubre nos encontramos con un sin fin de calabazas que por alguna razón u otra siempre consiguen hacernos sonreír. Los vemos en los grandes almacenes, en las entradas de las casas, escondidas en coronas llenos de frutos y hojas otoñales colgadas en las puertas y quizás en nuestro propio hogar.


Pero estas calabazas tienen además su propio nombre. Se denominan "Jack O' Lanterns".
El viejo relato de la folclore dice así:
Erase una vez, un astuto pero siempre borracho irlandés llamado Jack.
Un día Jack se encontró con el mismísimo diablo en un pub. Jack invitó al diablo a tomarse una cerveza con el. Pero después Jack no tenía suficiente dinero para pagar lo que habían tomado, así que pidió al diablo convertirse en una moneda y pagarle así al tabernero. En cuanto el diablo asintió y se convirtió en moneda, Jack cambio de opinión y prefirió quedársela. Metió la moneda en su bolsillo junto con una cruz de plata, que impidió al diablo convertirse de nuevo en su antigua forma. Un tiempo después Jack liberó al diablo, pero bajo la condición de que no le iba a molestar durante 1 año. Al año siguiente Jack se volvió a encontrar con el diablo y esta vez Jack le pidió que subiera a un árbol para bajarle una manzana. Mientras el diablo se encontraba en la copa del árbol, Jack talló una cruz en el tronco, para así impedir que pudiera bajar, a no ser que le jurara que durante 10 años no lo iba a volver a ver. El diablo accedió, bajó del árbol y desapareció. Un tiempo después Jack murió.
Dice la leyenda que Jack apunto de adentrarse en el cielo fue expulsado directamente por Dios, por haber sido una persona tan indecente mientras vivía.
Llegando a las puertas del infierno, también fue rechazado por el mismísimo diablo por lo que su alma estuvo condenada a vagar por la tierra sin rumbo y dirección hasta el final de los días.
Deambulando por la tierra entre una oscuridad absoluta, el diablo apiadándose del alma solitario, le ofreció un carbón ardiendo con el fin de iluminarle el camino. Jack tropezándose con un colirrábano en medio de unas tierras, colocó la llama en su interior. Desde entonces Jack deambula triste y abandonado por ambos, Dios y el diablo, nada más que acompañado de un colirrábano iluminado por un trozo de carbón, buscando desesperadamente la manera de descansar en paz.
Los irlandeses comenzaron a llamar al alma solitaria que veían por las noches "Jack of the lantern" - (Jack de la farola), quedándose después en Jack O' Lantern.

Colirrábano de Halloween

Los irlandeses y los escoceses dieron comienzo a crear sus propios Jack O' Lantern, a base de tallar caras en diferentes coles o incluso papas y colocándolos en los alféizar de sus ventanas para ahuyentar al propio Jack u otros espíritus.

Un tiempo después muchos irlandeses migraron a Estados Unidos llevándose con ellos el folclore celta al nuevo continente. Fue ahí cuando vieron por vez primera a la calabaza que les pareció una manera más bonita y más fácil para convertirlas en Jack O' Lanterns. Las calabazas eran más fáciles de vaciar y para tallar muecas en ellas. De ese modo nació la leyenda de las calabazas de Halloween.


Hoy en día Irlanda es el único país del mundo, dónde Halloween se celebra como día festivo nacional. Los niños no acuden al colegio durante toda la semana de Halloween.

Aunque muchos de los rituales antiguos han conseguido sobrevivir al paso del tiempo, no obstante algo cambiados, existen algunas tradiciones y creencias que no llegaron tan lejos. Muchos rituales consistieron en descubrir el futuro de los vivos, mayoritariamente el de las mujeres.
Otros ritos eran para ayudar a jóvenes a encontrar su futuro marido y asegurarse con algo de suerte, estar casadas hasta el próximo Halloween.

En Irlanda del siglo 18 solían colocar un anillo en el puré de papas durante la noche de Halloween. El comensal quién lo iba a descubrir, se aseguraba encontrar al amor verdadero.

Diferentes adivinos en Escocia recomendaban a las jóvenes nombrar a una sucesión de avellanas por el nombre de sus admiradores y después colocarlas todas en la chimenea. La avellana que no explotaba y que en cambio se quemaba hasta las cenizas representaba el hombre con el que se iba a casar finalmente.
Otro ritual decía, si una mujer se comía una mezcla de avellanas, nueces y nuez moscada antes de acostarse la noche de Halloween, soñaría con su futuro marido.

Soy consciente de que si hubiera publicado este artículo unos siglos atrás me hubieran quemado en la hoguera, pero aprovechando que estamos en el siglo 21 lo dejo ahí, para quién le interese, quién le parezca fascinante, quién le guste lo desconocido y sobre todo a todo aquel a quién le guste soñar. :-)

Os deseo a todos un terrible y tenebroso Halloween :-)





1 comentarios:

Belén dijo...

Hola amiga!!!

Me encantó tu artículo sobre Halloween o All Hallows Eve! Te dije que si investigabas te iba a sorprender todo lo que ibas a encontrar y relacionar con esta festividad que, la gran mayoría, piensa que es de origen Americano porque es allí donde se celebra con más intensidad, pero nada más lejos de la realidad. Sus orígenes son antiquísimos y se remontan muchísimos siglos atrás.

Me ha encantado tu artículo y que incluyeras el relato irlandés de Jack O'Lantern!

Besitos!!!

Publicar un comentario en la entrada