Lady Jane Grey - La reina de nueve días

jueves, 4 de octubre de 2012

Lady Jane Grey - La reina de nueve días

Aún hoy en día muchos desconocen la trágica historia de la joven Juana Grey, que tuvo que subir las escaleras del cadalso con tan solo 16 años y ser decapitada por haber comitido "supuestamente" alta traición contra la reina Maria I, prima segunda de la misma.

Pocos saben que había sido reina de Inglaterra por un período extremadamente corto. Reinó exactamente durante 9 días. Desde entonces es conocida como "La reina de nueve días".


 Lady Jane Grey

Juana Grey nació en el año 1537 en Bradgate, siendo hija de Henry Grey, 1. Duke of Suffolk, y Frances Brandon. La abuela de Juana, por parte materna, fue Maria Tudor, hermana de Enrique VIII. La fecha exacta de su nacimiento se desconoce. Juana Grey también tuvo a dos hermanas menores, llamadas Catherine y Mary. Las tres hermanas se encontraron en la línea de sucesión directamente detrás de los hijos del rey Enrique VIII.

Con diez años la joven fue enviada a la residencia de Catalina Parr, antigua esposa de Enrique VIII y reina consorte de Inglaterra.
La razón principal por ello fue, porque Catalina Parr como su actual marido Thomas Seymour planeaban casarla con Eduardo VI, sobrino del mismo, y actual rey de Inglaterra.


Catalina Parr


Juana se encontraba junto a su prima Isabel Tudor en la residencia de Catalina Parr donde ambas recibieron una educación ejemplar.

Pese a su corta edad, Juana fue considerada una de las mujeres más cultas de la corte inglesa de su tiempo.

El hogar de la antigua reina Catalina Parr había sido el lugar de encuentro de la nobleza protestante. En 1548 cuando Catalina falleció a causa de fiebre puerperal, Juana tuvo que abandonar la residencia y volvió a la casa de sus padres. Juana había sido la principal plañidera en el funeral de Catalina. Dicho funeral había sido el primero real celebrado de forma protestante. 

Con el paso del tiempo describían a los padres de Juana como extremadamente dominantes, acusandolos de haber maltratado a sus hijas. 
De la madre se decía que había sido una madre desnaturalizada, obligandole a su hija exigir la corona inglesa. 
Como prueba de la malicia de los padres, muchos recurren a la conversación mantenida entre Juana y el humanista Roger Ascham cuando ella le explica: 

"En presencia de mi padre o mi madre,... si hablo o guardo silencio, me siento o estoy de pie, camino, como, bebo, estoy triste o alegre, juego, coso, bailo o realizo cualquier otra cosa, tengo que hacerlo con tanta perfección y adecuación como dios cuando hizo la tierra, de no ser asi me castigan, me amenazan, me pellizcan o me empujan de una manera que siento estar en el infierno."

Pero hay que añadir que en aquella epóca la estricta educación incluía pegar a sus hijos si no se comportaban de una manera adecuada, siempre y cuando no se sobrepasaba el límite. 


Frances Brandon y Henry Grey


Juana era una niña muy rebelde y se dice que rechazaba demostrar unos modales perfectos cada vez que estaba en público. 
Pero sus padres ya habían percatado que su hjia mayor, Juana, iba a formar una parte importante en la élite de la nueva generación del protestantismo y por ello intentaban de la mayor forma posible preparla para ello. 

Pero en la residencia de Catalina Parr, Juana había gozado de una mayor libertad y además había sido admirada por su inteligencia. Esto le había proporcionado una nueva autoestima, algo que no le ayudaba mucho a la hora de convertirse en la hija obediente. 
Pero la obediencia al igual que la disciplina eran virtudes completamente necesarias, para las jovencitas de la era tudor. Y aún más para alguién que pertenecía a la familia real. 
Es fácil de imaginar que las discuciones entre Juana y sus padres estaban a la orden del día. 

Cuando Roger Ascham visitó la residencia de la Familia Grey en 1550 encontró a la joven Juana leyendo una obra de Platón en griego. Ascham siempre celebraba en sus cartas el dominio que tenía Juana con dicho idioma. Además del griego también hablaba francés, italiano, latín y hebreo. Cuando Roger Ascham la encontró leyendo, mientras su familia cazaba en el bosque le preguntó: Como es posible, Madam, que le agrade más leer, que cazar en el campo?" Y Juana respondío:" Creo, que el placer que sienten al cazar, tan solo es una sombra del que siento yo al leer Platón. Ay, la gente todavía no ha experimentado el verdadero divertimiento."


 Lady Jane Grey

Un téma que realmente sobresaltaba a Juana era la religión. Toda su familia era protestante y ella además habia recibido una educación estrictamente protestante estando en la residencia de Catalina Parr. Su maestro también nunca dejó de mencionar la corrupción y vanidad que desprendía el catolicismo. 

El carácter rebelde junto con su autoestima del cual gozaba Juana, le traían conflictos con su prima segunda católica Maria Tudor, hija de Enrique VIII. Aunque Frances, la madre de Juana, sabía de las diferentes opiniones religiosas, disfrutaba de una gran amistad con Maria, por lo que la visitaba a menudo con su hija Juana. 


Maria I de Inglaterra


Un día cuando Juana estuvo de visita en la casa de María, encontró a Lady Anne Wharton, una allegada de su prima Maria, en la capilla inclinandose ante una hostia, el cuerpo de Cristo en el catolicismo. Pero siendo Juana protestante, aquello para ella era tan solo una adoración de un ídolo, de un simple trozo de pan. 
Juana le preguntó, porque se estaba inclinando y cuando Lady Anne le respondio:" Delante del señor que nos creó a todos" replicó Juana, que era imposible que ese trozo de pan fuese dios, ya que había sido el panadero, quién lo había preparado. 

Juana adoraba el vestuario de su prima Isabel por lo que se vestía de forma parecida. Juana al igual que su primo segundo Eduardo tenían claro que había que destruir la fé católica de cualquier manera. 

Cuando ejecutaron a Edward Seymour, tío del joven rey Eduardo VI, fue reemplazo por John Dudley, Duque de Northumberland que adquirío la regencia del rey. Fue entonces cuando aparecío otro posible candidato para unirse en matrimonio con Juana Grey, El hijo del mismo llamado, Guildford.
Pero aún siendo John Dudley un hombre de suma importancia, los padres de Juana al principio no demostraban mucho interés en tales planes. A los ojos de ellos, Juana aún era muy joven, además un buen partido, siendo la mayor de la familia Grey y perteneciendo a la familia real. 
Guidford Dudley en comparación era el cuarto hijo de los Dudleys, y en si nadie importante para los padres vanidosos de Juana, añadiendo además que incluso había sido planeado la boda entre el rey Eduardo y la misma Juana.


 Guildford Dudley

Durante mucho tiempo fueron influyenciados por John Dudley y al final incluso amenazados por el, ya que gozaba plenamente del cargo importante que tenía al lado del rey Eduardo. 
Finalmente se pusieron de acuerdo y iniciaron los planes de la boda entre Juana y Guildford Dudley. Al enterarse Juana, sin haberlo consultado antes con ella sentía todo menos felicidad. Discutiendo largo tiempo sobre ello, Juana no tuvo otra opción que acpetarlo, trás las insistencias y amenazas que recibió de sus padres. 
El joven Guildford tampoco estaba de acuerdo con esa boda pero aún asi, también tuvo que guardar silencio y obedecer a su padre. 

Trás las influencias que recibió el rey Eduardo VI de sus consejeros, decidió finalmente impedirle a su hermana Maria I la sucesión del trono, aún cuando su padre Enrique VIII había declarado Maria como siguiente sucesora al trono después de Eduardo. 
Las dudas aparecieron, ya que Enrique VIII había declarado nulo su matrimonio con Catalina de Aragón, Madre de Maria, por lo que había sido durante mucho tiempo ilegitima. María aparte pertenecía a la iglesia católica.
En cambio Eduardo como sus consejeros pretendían mantener la reforma, que se había producido en Inglaterra por aquel entonces y preferían ver a una protestante en el trono antes que a una católica. 
Cuando el rey Eduardo se encontraba en su lecho de muerte, declaró a Juana Grey de tan solo 16 años como nueva reina de Inglaterra en vez a su hermana Maria de 37. 
Dicha última voluntad se contradijo con el acta de sucesión, que había firmado su padre Enrique VIII. Pero la voluntad de Eduardo era impugnable, ya que aún no era mayor de edad y realemente no tenía el poder de cambiar el acta de sucesión.


 Eduardo VI de Inglaterra

El día 8 de julio la nobleza visitaba la residencia de Juana y Guildford, cuyo amor por el uno hacía el otro finalmente ya había empezado a nacer, para jurarle su fidelidad como nueva reina de Inglaterra. 
Juana consternada, buscaba consuelo junto a su madre que le había explicado que Eduardo le había declarado como heredera legal. Un día después, John Dudley informó a Juana de la muerte del rey y de su útlima voluntad, cual la convertía en la nueva reina de Inglaterra. Cuando la nobleza se inclinó delante de la joven desconcertada se desplomó y empezó a llorar. 

Juana nunca había buscado la corona, sencillamente se la habían puesto en su cabeza. 

Después del banquete leyeron la proclamacion, que declaró officialmente a Juana Grey como reina de Inglaterra. Una vez más mencionaron la iligitimidad de sus primas segundas Isabel y Maria y el peligro que presentaba ante Inglaterra de volver al catolicismo. 
También en la iglesia de Paul's Cross Jane fue proclamada reina de Inglaterra. Pero fue entonces cuando ya el pueblo demostró su resentimiento hacía ello y se sentía profundamente molesto, ya que siempre habían sentido mucho cariño hacía Maria, hija de Catalina de Aragón. 
El 10 de julio Juana ya se había mudado a la Torre de Londres junto a su marido, como era habitual para una monarca inglesa. 

Al principio la situación de Maria de exigir el trono eran inutiles, porque todo parecía estar en favor de la joven Juana. Ella ya vivía en la Torre de Londres y también el parlamento y un ejército estuvieron a su lado.
Pero al contrario de Juana, María disfrutaba de una gran popularidad entre el poblado. 
Cuando leían en público la proclamación de Juana Grey, un joven, llamado Gilbert Potter gritaba que Maria era la verdadera  reina de Inglaterra. 
Los seguidores de Juana lo arrestaron en seguida. Esto no era un buen principio para el reinado de Juana. Otra desventaja para la nueva reina, era el odio que sentían muchos contra John Dudley, el padre de Guildford. 
El mismo día Maria se reunió con todos sus seguidores y fue proclamada reina en Norfolk. Cuando Juana supo de ello levantó un ejercito con el próposito de defenderse como nueva monarca. John Dudley redactó múltiples cartas dirigidas a Maria cuales fueron firmados por Juana como "Jane the Quene", (Juana la Reina). Esa firma a los ojos de María era sin duda alguna alta traición. 


Firma de Lady Jane Grey


El ejercitó de Juana preparandose para luchar contra el de Maria, proclamó a John Dudley como líder. 
Pero poco tiempo despúes era evidente que la lucha contra Maria resultaba ser invana. 
El 18 de julio John Dudley fue arrestado en Cambridge. 
Fue entonces cuando también Juana, Guildford y el padre de Juana, Henry fueron arrestados y encarcelados en La Torre de Londres. Frances, la madre de Juana cabalgó toda la noche para encontrarse con Maria y pedir clemencia para su familia. 
María perdonó a Henry Grey y fue librado el 31 de julio. Juana y Guidford sin embargo permanecerion encerrados en la Torre de Londres. 
Aún asi María tenía planeado perdonar también a su prima Juana y a Guildford después de haberse realizado el juicio que comenzó el 14 de noviembre. 
Jane se vistió de negro, como símbolo de penitencia, pero también llevaba dos oracionales protestantes. Fue a juicio con arrepentimiento pero como protestante. Ambos fueron condenados por alta traición. Uno de los jueces era Richard Mogan, católico, que había estado arrestado bajo el régimen de Eduardo. No hay conocimientos que describen el desarollo del juicio pero se dice, que Juana parecía serena y tranquila cuando pronunciaron su sentencia y la de su marido. 

La rebelión protestante del joven Thomas Wyatt selló el destino de Juana Grey, aunque no formaba parte de ella. La rebelión protestaba sobre todo contra los planes de la boda entre Maria y el principe católico español Felipe. Planearon derrocar a Maria, poner a Isabel en el trono y librar a Juana. El padre de Juana formó parte de la rebelión. Ese comportamiento fue declarado muchas veces como calculador e indiferente hacía su hija, que se encontraba encerrada en la Torre de Londres, pero se dice que fue tan solo una cuestión de religion. La rebelión sin embargo fracasó tal y como era de esperar y Henry Grey fue encerrado una vez más. Ahora los consejeros de Maria se esforzaban para convencerle del peligro que significaba la presencia de su prima Juana.

Finalmente y con el corazon oprimido, firmó Maria la orden de la ejecución de su prima Juana Grey y la de su marido Guildford. 
En la noche antes de su muerte Juana escribió una carta de despedida a sus padres y una a su hermana pequeña Catherine que decía lo siguiente:

"Te he mandado, querida hermana Catherine, un libro que en verdad no está adornado con oro, pero su interior vale más que diamantes. Te enseñará como vivir, como morir. No confíes en que tu joventud te alargará la vida, porque si le agrada a dios, se marchan los jovenes tal como los viejos. Sé aplicada, y aprende a morir. Renucia al mundo, pese al diablo y desprecia la carne. En lo que concierne a mi muerte, alégrate como yo lo hago, porque estoy segura que recibiré felicidad inmortal por la pérdida de una vida mortal. Adiós, mi querida hermana, confía en dios, el solo te podrá sostener. Tu hermana que te quiere, Jane Dudley."

Se dice que Guildford le pidió a Jane en una nota verla una útlima vez, para que se pudieran abrazar y besar una vez más. Juana le hizo saber que no había nada que le agradara más, pero solo si eso les servería como consuelo. Pero como ese reencuentro solo les haría infelizes, le dijo que preferíria esperar hasta que se volvieran a ver en el cielo, dónde estarían conectados por lazos inseparables.


 "JANE", supuestamente grabado por Guildford mientras estuvo preso en la Torre de Londres



Como princesa real, Juana Grey recibió al contrario de Guildford, una ejecución privada el 12 de febrero de 1553 en el interior de La Torre de Londres, cuyo lugar hoy es conocido como la torre verde.
Testigos confirmaron que iba caminando tranquila y serena hacía el patíbulo, a pesar de que en el camino se cruzó con el carro, que llevaba el cuerpo sin vida de Guildford, cosa que sin duda alguna le había roto el corazón.

Antes de la ejecución dió un discurso. Por aquel entonces era algo habitual de confirmar su culpabilidad aún si no existía y hablar de la compasión y gran piedad que había mostrado el rey o la reina. Aclarar su inocencia y declarar que uno había sido condenado injustamente era algo inpensable.

Finalmente se arrodilló y rezó el salmo "Miserere mei Deus". Se libró de sus guantes y de su pañuelo, que se los entregó a su doncella. Su oracional recibió Thomas Bridges, el hermano del carcelero. Como era habitual el verdugo se inclinó ante ella y pidió que le perdonara. Ella asentío amablemente y añadio: "Depareme una muerte rápida". Mientras ella se preparaba, preguntó al verdugo recelosa, si el le iba a decapitar antes que ella pudiera poner su cabeza encima del bloque lo que el negaba. Entonces se vendó los ojos con un pañuelo, pero presa del miedo y del pánico no pudo encontrar al bloque, mientras lo intentaba palpar. Hasta que dijo nerviosa "Dónde está, que tengo que hacer?"
Al pasar unos segundos de agonía un espectador se acercó hacía ella, le cogio de la mano y la gío hasta que pudo encontrar al bloque.


Lady Jane Grey, el día de su ejecución


Sus últimas palabras al colocar su cabeza encima del bloque fueron: Señor, en tus manos encomiendo mi espíritu." 
Su cabeza fué separada de su cuerpo con un solo golpe.

Poco tiempo después los padres de ambos fueron ejecutados de la misma manera.
Las hermanas menores de Juana como su madre Frances Brandon fueron enviados a la corte, en primer lugar para servir a Maria I y por otro lado para poder controlarlos mejor.
Jane Grey y Guildford fueron enterrados en la capilla de St. Peter Ad Vincula, situada en la Torre de Londres.

Juana Grey nunca quizo ser reina, pero no fue algo que estaba bajo su contról. Una vez más la ambición de algunos había significado la muerte de otros. Esperemos que descanse en paz, junto a su marido, conectados por lazos inseparables, tal y como había deseado.





18 comentarios:

sergio feldmann dijo...

Buscando informacion sobre la Dinastia Tudor, llegue a tu blog, que me encanta. Vivo en Londres y me encanta la historia de inglaterra. Actualmente escribo un blog sobre mi vida en Londres.
Me gusta este blog. Te sigo!
Sergio.

Sydney K. Cabrera dijo...

Hola Sergio! Que honor, muchas gracias por tus palabras y por seguirme!! Me hace muy feliz saber que hay alguién ahi fuera que comparte mi pasión por la historia y que se interese por lo que escribo! Acabo de visitar tu blog y también me he hecho miembro, tan solo por el diseño me ha encantado!! ;-) Ahora me pondré a leer alguno de tus intersantes artículos! La idea de tu blog me gusta mucho,... aparte de estar completamente enamorada de Londres, por los que los leeré con mucho entusiasmo! ;-)

Saludos,
Sydney

Casilda dijo...

Qué gran episodio y qué bien lo has relatado. La Historia cada vez me parece más apasionante y me entristece mucho el mal-trato que se le da en los planes de Educación primaria y secundaria de este país. Una pena :-(

Sydney K. Cabrera dijo...

Muchas gracias Casilda por tu comentario! :-) La historia puede llegar a ser una pasión absoluta,... en mi caso, forma parte de mi y si, también es mi pasión! :-)
Y ojalá hubieran más personas como tu y yo! :-)
Muchas gracias de nuevo y saludos.

poly dijo...

Hola ! Me encanto tu articulo me interesa mucho la historia de la dinastia Tudor , tengo como una fascinacion con esta.
Que fuente utilizas para realizar tus articulos ? , ya que estoy haciendo un trabajo de ´´´tema libre´´ y encuentro tu blog una de las fuentes mas completas en español y me gustaria citarlo.

Sydney K. Cabrera dijo...

Querida Poly,
en primer lugar agradecerte tus bonitas palabras y por tu dedicación de haber estudiado mi blog! :-)
Es un verdadero honor tenerte como "seguidora" y espero que lo seguirás siendo.
Aún hay muchos artículos por redactar y mucho por descubrir! La dinastía Tudor es una pasión que no te dejará indiferente, Poly y me alegra que te guste tanto!
Referente a tu pregunta... La verdad que busco muchos fuentes a la vez,... y propias investigaciones y/o opiniones. Suelo buscar artículos en inglés ya que muchas veces suelen contener más información... También libros, poemas y todas esas cosas. Me leo todo y al final suelo ultilizar lo que mas me llame la atención o lo que creo que sería conveniente mencionar,... :-)
Y con mucho gusto, por supuesto puedes ultilizar mi blog para tu proyecto.
Lady Jane Grey es una de mis personajes historicos preferidos, pero también vale la pena descubrir la vida de sus hermanas Catalina y Maria.
Si necesitas cualquier ayuda, tengas dudas o preguntas puedes contactar conmigo sin ningun problema! :-)
Saludos

Laura Díaz dijo...

Felicidades por tu blog. La historia de las monarquías nos pueden encantar a culturas como la mexicana donde tenemos una historia trunca en este sentido. Agradecería muchísimo si agregaras dentro de tus fabulosas explicaciones, la filmografía relacionada al tema.

Sydney K. Cabrera dijo...

Querida Laura, agradezco muchísimo que te hayas parado en mi blog entre tantos que rodean internet y encima hayas dedicado unas palabras a su autora. :-)
Intentaré sin duda alguna, agregar en cada uno de mis próximos artículos su respectiva filmografía.
Gracias y saludos.

Joel Muñoz dijo...

Hola a mis 42 años he descubierto una nueva pasión .la historia inglesa, me encanto la forma tan detallada que narras los acontecimientos sucedidos por esa fecha, gracias muchas gracias por crear en mi un interés sobre la dinastía Tudor. Hasta pronto.

MIGUE GUTI dijo...

La verdad que muy completa la informacion, te felicito por el blog, me despejo muchas dudas, saludos.

Luis F dijo...

El papel de la mujer en la historia siempre está llena de pasión intriga y emoción. Fue muy admirable el episodio de la vida de Juana mujer apasionante

Luis F dijo...

El papel de la mujer en la historia siempre está llena de pasión intriga y emoción. Fue muy admirable el episodio de la vida de Juana mujer apasionante

Katherinne Lagos dijo...

Me encanta como redactas los hechos, y haces que la historia me guste aun mas..
Gracias por escribirlo

mopi dijo...

que interesante encontrarte y leer todo esto que maravilla grandemente, gracias por escribir para nosotros. te seguire

Unknown dijo...

Soy De Chile, pero me encanta la historia Inglesa. Gracias por compartirla.-

gregoria laguna dijo...

Buenas tarde Sydney;soy de Venezuela y y me llamo Gregoria siempre me a encantado las historia Inglesa,y ahora e leído tu blog ,de Juana y me llevó a ese siglo de pació ,amor, intrigas ,odió y tantas cosas de ese :tiempo amola literatura gracias mil gracias, espero que sigas trayendo a vida tanta pació por las historia Inglesa es la toma de conocer ese país el cual me gustaría conocer .

yolanda anguiano prieto dijo...

Magnifica historia y muy bien redactada, siento sólo comentar alguna que otra falta de ortografía para el español, por lo demás una forma muy interesante para descubrir al mundo un pasado tan real de lucha de poder qué aún domina el mundo.Te felicito!

Sydney Klevesath Cabrera dijo...

Querida Yolanda, muchísimas gracias por tus palabras y por haberle dedicado algo de tu tiempo a mi blog! Siento las faltas de ortografía que puedan haber. Soy alemana y llevo viviendo en España tan solo algunos años. Intento perfeccionar mis artículos, pero siempre se me escapa algún que otro fallo. Espero que esto no te frene a la hora de visitar Susurros en la Corte. :-)

Saludos desde Canarias

Publicar un comentario en la entrada