Ricardo III - El Rey bajo un Aparcamiento

miércoles, 6 de noviembre de 2013

RICARDO III - El Rey bajo un Aparcamiento

...."Y así vivieron felices y comieron perdices"....

Algún día me gustaría hacer uso de esa frase tan encantadora, pero desgraciadamente aún no he tenido la oportunidad de usarla para alguna de mis entradas.
Y por desgracia mucho menos para el protagonista de este artículo.

Ricardo III, traicionado en vida por sus aliados y en la muerte por la historia.

Aún hoy en día rondan un sin fin de rumores, mitos y leyendas sobre el impopular Ricardo III.
Pero precisamente por ello y por haber descubierto la fantástica Dinastía de los Plantagenet, me complace enormemente hablaros de un monarca, cuya vida me ha conmovido y fascinado, haciéndole sitio en Mi lista personal, de mis personajes históricos favoritos. :-)

Ricardo III

Desgraciadamente existen muchas personas, que eligen el camino de la ignorancia y dan crédito sencillamente a todo lo que oyen y a todo lo que leen y creen saberlo todo sobre una persona. El asunto se pone aún peor, cuando intentan comprender o dar sus propias opiniones basadas en el siglo 21. Y es que es imposible dar una explicación moderna, sobre un acontecimiento medieval.




No pido a nadie que entienda lo ocurrido entre y fuera de los muros de la Torre de Londres o en las cabezas de los tiranos de la antigüedad, pero si que hay algo que no se debe olvidar nunca, y es que todas esas personas habían sido sencillamente productos de su tiempo.
Pensaron, actuaron y vivieron tal y como se lo habían enseñado en aquel entonces.
Cada uno de las personas tan solo lucharon por sobrevivir,.....entre las múltiples enfermedades, epidemias, hambrunas, guerras, puerperios, condenas letales y sobretodo la continua batalla del poder hacían, que la muerte susurraba en cada esquina.

Una guerra interminable para no quedar en el olvido y viendo lo visto, ellos lo han conseguido.

Tras los relatos oscuros de la Casa Tudor, Tomas Moro y William Shakespeare, Ricardo III pasó a la historia conocido como el Rey deformado y maquiavélico que mató a sus dos propios sobrinos.

Pero después de tantos años nacieron varias instituciones y fundaciones, creados para averiguar quien realmente había sido Richard III y con el fin de demostrar al mundo, que tal vez las opiniones de (con todo el respeto y sin ánimos de ofender) un joven poeta que bebía absenta, las de la Dinastía Tudor enemigo principal de los Plantagenet y las de un religioso fanático que llevaba cilicios, no eran del todo ciertos.

Y yo por otro lado, unos países más al sur desde Gran Bretaña también intento poner mi granito de arena, escribiendo sobre el último Rey de la Dinastía Plantagenet y el último en morir en el campo de batalla. Lo que he averiguado lo veréis a continuación:

Ricardo nació el 2 de octubre de 1452 en Fotheringhay Castle y era el duodécimo hijo de Richard Plantagenet y Cecily Neville.
Pasó muchos años en Middleham Castle bajo la tutela de su primo Richard Neville, decimosexto Conde de Warwick (también conocido como "The Kingmaker")

Richard Neville, 16th Earl of Warwick

Estos años en medio de la turbulenta Guerra de las dos Rosas probablemente fueron los más felices de su vida.
Ahí fue dónde conoció a Francis Lovell y dónde nació una gran amistad, que perduró hasta el resto de sus vidas. También conoció a Anna Neville, hija de Richard Neville, siendo ella quizás el amor de su vida.
Fue en Middleham Castle dónde el pequeño misterioso y tímido Ricardo encontró tantas buenas e importantes amistades, dónde empezó a jugar y terminó aprendiendo a montar a caballo y a luchar como un soldado en campo de batalla.

Middleham Castle

Pero para Ricardo los años "armónicos" finalizaron el día, que comenzó la Batalla de Wakefield en 1460. Fue ahí dónde perdió no solo a su padre y a su tío sino también a su hermano Edmundo. Un acontecimiento que marcó a la casa Plantagenet para siempre.
Al recibir aquellas noticias desastrosas, Cecily Neville decidió mandar sus dos hijos Richard y George a los Países Bajos con el fin de protegerlos de aquella interminable Guerra Civil.
Unos meses después volvieron a Inglaterra y fueron testigos de la coronación de su hermano Eduardo IV, después de haber derrotado a los Lancaster en la Batalla de Towtown.

Ricardo volvió al Castillo de Middleham, después de haber recibido el título de Duque de Gloucester, con el fin de desarrollar la formación correspondiente a un caballero.
En estos años de estancia en Middleham la amistad especial que compartía con Anna Neville se iba convirtiendo lentamente en algo más....
Desde sus conversaciones infinitas entre los poderosos muros del castillo, hasta el gran apoyo que se prestaban mutuamente, existía una complicidad continua entre los dos jóvenes.

 Anne Neville

Durante aquel tiempo, Ricardo comenzó a sufrir de escoliosis idiopática, cuya enfermedad lamentablemente le acompañó el resto de su vida.
Pero aquella enfermedad no le impidió en ningún momento a luchar, amar y convertirse luego en Rey de Inglaterra.

Aproximadamente diez años más tarde, su primo Richard Neville, mano derecha de Eduardo VI, cambió de bando y se unió a la casa de Lancaster con su antigua enemiga Margeret de Anjou, mujer del anterior rey Enrique VI.
Una unión creada tan solo para derrotar al rey Eduardo IV y la casa de York.
La decisión de Richard Neville, darle la espalda a su rey, primo, amigo y a todo lo que había conseguido hasta entonces, fue un acontecimiento que cambió el rumbo de las vidas de muchas personas, incluyendo las de sus dos hijas, Anna e Isabel Neville.

Las decepciones cada vez eran más, no solo viendo a su propio primo y aliado, convirtiéndose en su peor enemigo sino también al descubrir que su propio hermano, George, Duque de Clarence le había traicionado, poniéndose de parte de Richard Neville y de los Lancaster.
George tan solo deseando formar un ejercito junto a Richard Neville, vencer a su hermano Eduardo IV y convertirse el mismo en Rey de Inglaterra.

George Plantagenet, 1st Duke of Clarence

Los tres hermanos de York repentinamente separados por la envidia y la ambición.
Quién nunca y por nada se había separado del lado de su hermano mayor y rey, sacrificándolo todo sin pedir nada a cambio, había sido siempre Ricardo.

Ricardo y Eduardo no solamente fueron hermanos, sino habían sido también grandes amigos y confidentes.
Eduardo sentía un gran orgullo hacía su pequeño hermano y la obligación de educar y protegerle. Ricardo en cambio, no tuvo más elección que separarse de su querida Anna, si quería estar al lado de su hermano Eduardo, ya que el padre de Anna, Richard Neville ahora era de los Lancaster y ello significaba que ella también.
Sus caminos se separaron, una elección dolorosa para ambos, que más adelante se convertiría en una real prueba de su amor y afecto. 

Hasta su próximo reencuentro iban a pasar años y muchas vivencias inesperadas y difíciles para ambos, pero aún entre las guerras y exilios nunca dejaron de quererse.

Cuando Richard Neville consiguió derrotar a Eduardo IV y volver a proclamar rey a Enrique VI, Eduardo y Ricardo buscaron refugio en los Países Bajos.
Mientras estuvo en exilio, Ricardo fue informado de que Anna Neville contrajo matrimonio con Eduardo de Westminster, hijo de Margaret de Anjou, lo cual le afectó enormemente. Pero no tan solo a Ricardo sino también y sobretodo a Anna, que había sido obligada a casarse con Eduardo.
Un matrimonio planeado por Richard Neville y Margaret de Anjou, con el único propósito de derrotar definitivamente a los Yorks.

 Margaret of Anjou

Unos meses después la casa de York volvió a enfrentarse contra los Lancaster en la Batalla de Tewkesbury, dónde Ricardo fue uno de las razones cruciales por la cual York se alzó con el gran triunfo.

Richard Neville como también Eduardo de Westminster, hijo de Margaret d' Anjou, habían muerto en aquella batalla y la casa de York volvió a reinar en Inglaterra.

En muchas ocasiones Ricardo había sido el mediador para contribuir en la conciliación entre sus dos hermanos Eduardo y George, hasta conseguirlo finalmente.
Volvieron los tres hermanos de York y con ello la paz a Inglaterra,... al menos durante unos años.

Al morir Richard Neville y al entrar en convento su mujer, la herencia de ambos pasaron a sus dos hijas Isabel y Anna.
George, que se había casado sin el consentimiento de su hermano Eduardo IV, con Isabel Neville, deseaba quedarse también con la herencia de Anna, su cuñada.
Las tierras, títulos y herencia de su suegro no le eran suficiente y seguía luchando, queriendo más poder. Ya prácticamente siego por la ambición que sentía, pedía la tutela de Anna Neville, con el fin de llevarla a un convento y quedarse con su herencia.
Eduardo que después de todo aún veía a su hermano con buenos ojos, no se podía imaginar nada de lo que realmente estaba planeando meticulosamente, y le concedió dicha tutela para "cuidar" a la joven Anna.

Anna pasó un tiempo viviendo junto a su cuñado George y a su hermana Isabel, que prácticamente la tenían confinada en su casa.
Viviendo una vez más una autentica pesadilla, al fin cuando supo Ricardo de ello, fue a buscarla y la "rescató" literalmente de los brazos acuciosos de George y su propia hermana Isabel.

Poco tiempo después, y tras aproximadamente 20 años que pasaron desde que se conocieron por vez primera en Middleham aún siendo unos niños, Ricardo y Anna contrajeron matrimonio el 12 de julio de 1472.

Ese acontecimiento tan esperado por ambos no fue precisamente algo que fortaleciera la relación entre George y Richard.
George ya no tenía ninguna posibilidad de quedarse con la herencia de Anna, cosa que le enfureció mucho.

Richard y Anna siempre habían compartido una lealtad y una complicidad fuera de lo común y desde que eran unos críos querían pasar sus vidas uno al lado del otro.
Ahora al fin pudieron hacer realidad su sueño y pasar el resto de sus días y noches juntos.



Ello también fue la razón por la envidia que sintió George, que desgraciadamente no compartía los mismos sentimientos hacía su esposa Isabel.

Unos meses después de la boda, Richard recogió a la madre de Anna del convento dónde se encontraba, con el fin de vivir con su hija y su yerno en el Castillo de Middleham. Aquello había sido el deseo de Anna desde hacía mucho tiempo, cuando al fin Ricardo se lo hizo cumplir.

Ricardo y Anna tuvieron un hijo, nacido en 1473, llamado Eduardo de Middleham, pero falleció por desgracia para los padres a los 10 años.

 Anne Neville & Richard III & Edward of Middleham


A lo largo de los años Eduardo, le concedió como agradecimiento hacía su hermano Ricardo, que siempre le había demostrado una gran lealtad y fidelidad, muchas tierras como también varios títulos de suma importancia, como el de constable y almirante de Inglaterra, chambelán, juez del tribunal supremo y teniente del norte.

Edward IV

Había sido un niño tímido y solitario, sufriendo desde pequeño de escoliosis, cosa que en aquellos tiempos no le facilitaba el camino hacía el triunfo, y ahora tras mucho dolor y esfuerzo se había convertido en el hombre más rico y poderoso de toda Inglaterra.... y no solo por sus tierras y títulos sino también y sobretodo por tener a un hermano, una esposa, y amigos, que le apreciaban y querían más que nada en el mundo.

El 9 de abril de 1483 fue el día que cambió todo.
La muerte del Rey Eduardo IV.
Su hijo Eduardo V fue nombrado su sucesor, siendo un niño de 12 años.
En su lecho de muerte, Eduardo nombró a su hermano Ricardo, protector del futuro Rey como también de su otro hijo Ricardo de 9 años.

Unos días después hubo un intento de asesinato de Ricardo. Los culpables de dicho plan fueron arrestados y luego ejecutados.
Tras esas rebeliones y traiciones en contra de Ricardo, éste y según las recomendaciones recibidas del Barón Hastings, refugió a sus dos sobrinos, Eduardo y el pequeño Ricardo, (nombre que adquirió en honor a su tío Ricardo) en la Torre de Londres, con el fin de protegerles de futuros revueltas y peligros.

Un mes más adelante, según se dice, un eclesiástico informó a Ricardo sobre la ilegitimidad de sus dos sobrinos, alegando que el matrimonio entre Eduardo IV e Isabel Woodville había sido inválido, ya que Eduardo ya había estado casado con Eleanor Butler.

El 22 de junio de 1483 se celebró fuera de la catedral de Old St. Pauls un sermón, declarando la invalidez del matrimonio de Eduardo IV con Isabel Woodville y con ello declarando a sus dos hijos Eduardo y Ricardo bastardos.
Unos días después el pueblo de Londres celebró una reunión, en la cual promovieron la posibildad de coronar a Ricardo como Rey de Inglaterra.

Richard III & Anne Neville

Ricardo aceptó el 26 de junio y fue coronado en Westminster Abbey el 6 de julio de 1483.
Poco tiempo después ocurrió el misterio, por el cual hoy en día aún no existe respuesta alguna;
La desaparición de Eduardo y Ricardo, los llamados "Príncipes de la Torre".




La desaparición de la cual aún hoy 500 años después, se sigue investigando y hablando sin cesar.... y aunque Ricardo haya sido acusado en su día y lo sigue estando hoy, de haber matado a sus dos sobrinos, no existen pruebas algunas, ni testimonios que afirman que el "Malvado Jorobado Ricardo III" había sido el autor de dicho crimen.

Yo no he estado en aquel momento, cuando se llevaron a los dos inocentes niños de su aposento en la Torre de Londres,... o al menos no me acuerdo de ello. ;-)
Pero si puedo y quiero dar mi opinión personal, después de haber leído y estudiado durante días y noches sobre la vida real de Ricardo III.
Aún teniendo interminables posibilidades de traicionar y/o asesinar a su hermano y rey Eduardo IV y nombrarse Rey de Inglaterra, tal y como hizo sin ir más lejos George, nunca lo hizo y ni siquiera lo intentó. 

Pero es más, desde que era pequeño y aún vulnerable sacaba las uñas y si, hasta su alma para defender el honor de su hermano mayor, siempre había sido amigo de sus amigos.
Porque entonces después de tantas oportunidades que se ofrecían solos, habría escogido ese momento para asesinar a sus propios sobrinos, teniendo en cuenta que uno llevaba SU nombre?

El asunto de la desaparición de los dos príncipes es algo muy complejo y facilmente se puede culpar a la persona, que más cerca estuvo del lugar del crimen.
Pero la verdad es que existieron muchas personas que deseaban la derrota de Ricardo III y crearle mala fama. El mejor ejemplo es la Casa de los Lancaster, que deseaba volver al trono junto con su rosa roja. Cosa que efectivamente se cumplio, poco tiempo después....

No suele ser asesino, el que más facilidad tiene para asesinar.
Todos los índices llevaron a Ricardo,... quien no hubiera querido matarlos sino su propio tío,... verdad?
O hubo algo más quizás?

Ricardo se había convertido en Rey de Inglaterra, porque iba el a dar la orden de asesinarlos, si ya lo tenía todo?
Quizás alguien que no lo tenía todo aún,...  alguien que quería que culparan al rey de asesinar a sus sobrinos, alguien que quería crear odio hacía el monarca de la Casa de York y con ello derrotarlo en el momento más oportuno.
Existen algunos nombres que circulan por los libros y por las redes sociales, acusándolos a ellos por la desaparición y posible asesinato de los dos príncipes.
El que hasta ahora, más se ha nombre es el de Margaret Beaufort, madre de Enrique VII, sucesor de Ricardo III, y fundador de la Dinastía Tudor.
Margaret Beaufort la que había planificado toda en su vida, para que su hijo fuera rey....la que hubiera dado su vida, o mejor dicho hubiera sacrificado la de los demás para ello.... y al final lo consiguió,... la pregunta es a que precio,...?

Margaret Beaufort, Countess of Richmond and Derby

Quizás nunca lo sabremos y no quiero culpar a nadie, puesto que como vosotros, no tengo pruebas algunas, pero si puedo decir lo que me dice mi intuición y mi corazón y es que Ricardo no fue el culpable de ello.

Ricardo creó la institución llamada "Court of Requests" traducido como Juzgado de las peticiones. Un juzgado, dónde los pobres, que normalmente no se podían permitir los servicios de un abogado, acudían para poder solicitar servicio legal.
Además fundó el "College of Arms" en 1484 que hoy en día sigue siendo el Ministerio Oficial de heráldica de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte.
Anna y Ricardo solían donar grandes cantidades a las universidades como también a la iglesia.

El 16 de marzo de 1485 falleció su querida Anna a causa de tuberculosis.
Se dice que Ricardo lloró sin cesar el día de su funeral, igual que los días que le seguíeron. Quizás ese acontecimiento fúnebre en la vida de Ricardo, fue el principio del fin para el su reinado.


Tumba de Anne Neville junto a la de su hijo Edward of Middleham


Durante los años comenzaron a crearse distintas rebeliones y conspiraciones contra Ricardo III. Muchos de los rebeldes sujirieron que Enrique Tudor, hijo de Margaret Beaufort, volviera del exilio para derrotar a Ricardo y casarse con Isabel de York, hermana de los desaparecidos príncipes de la Torre.

Que aquello ocurriera tan solo era cuestión de tiempo.
El 22 de agosto de 1485 tuvo lugar la famosa Batalla de Bosworth Field.
Dicha batalla, fue según dicen, la batalla más brutal y sangrienta de las aproximadas 19 batallas que ocurrieron durante la Guerra de las dos Rosas.
Ricardo entró valiente en batalla junto con su caballo blanco. Su ejército según se dice, se aproximaba a 8.000 soldados, mientras que el ejército de Enrique Tudor tan solo consistía en 5.000.
Según testigos, Ricardo luchó con fuerzas y gran eficacia, abriéndose paso entre los mejores soldados hasta llegar al propio Enrique Tudor, cuando sus mejores hombres y aliados le rodearon repentinamente y lo degollaron.

Battle at Bosworth Field


 Richard III - Henry VII


Pintura medieval de Ricardo III en batalla


Campo de Bosworth hoy en día


Arqueologos afirman que los golpes producidos por una daga, que había recibido, habían sido tan violentos, que su casco se inundó en su cráneo. Su caballo calló al suelo, quedandose atrancado en el suelo pantanoso.
Estando ya muerto, seguían apuñalandolo, hasta que finalmente ya no quedaba rastro de aquel leal monarca, cuyo lema había sido:

 "Loyaulte me lie"  - "La Lealtad me define"


 Campo de Bosworth


Bosworth Batllefield Heritage Centre


La muerte de Ricardo III fue el final de la Dinastía de los Plantagenet, cuyo reinado se prolongó desde Enrique II en 1154 hasta 1485.

Con ello Enrique Tudor se convirtió en Enrique VII, casándose con Isabel de York, hija de Eduardo IV e Isabel Woodville.
Fue el final de la Guerra de las dos Rosas y el principio de la Dinastía Tudor.


Henry VII

Su cuerpo fue enterrado principalmente en la iglesia de Greyfriars en Leicester, hasta que tuvo lugar la disolución de los monasterios por Enrique VIII entre 1536 hasta 1541, dónde se perdió todo tipo de rastro del cuerpo de Ricardo III.... hasta el año pasado en el 2012.

Algo excepcionalmente emocionante para cualquier apasionado de la historia ocurrió bajo un aparcamiento inglés el 24 de agosto de 2012, cuando la Universidad de Leicester anunció, que iban a iniciar una excavación con el fin de buscar los restos del desaparecido Ricardo III.
Un honor inolvidable para mi, viviente del siglo 21, fue haber presenciado desde el primer instante, el descubrimiento de los huesos del último Rey de la Dinastía Plantagenet bajo un aparcamiento en Leicester. 




Aproximadamente un mes después del inicio de la excavación, descubrieron un esqueleto humano en dónde antiguamente, había estado la iglesa de Greyfriars.




Lo realmente asombroso sin embargo fue, y es que aún siento la euforia recorriendo mi cuerpo, cuando habían anunciado, que el esqueleto pudiera ser efectivamente de Ricardo III, por la espina dorsal que presentaba grandes signos de escoliosis.




Aún recuerdo ese preciso momento y de pronto me sentí como Howard Carter, descubriendo la tumba de Tutankamón,... y eso que ni siquiera había estado presente.

Las posibilidades cada vez aumentaban al descubrir que el esqueleto había pertenecido a un hombre adulto y que además se encontraba justo, dónde había estado la Iglesia de Greyfriars, dónde supuestamente había sido enterrado inicialmente.
El cráneo también presentaba un traumatismo de gran magnitud, posiblemente creado por una espada.
La parte inferior del mismo además demuestra un agujero de un tamaño importante, cual según los forenses había sido causado por el golpe de una daga, que hizo que saliera su cerebro al exterior y que produjo su muerte.
En total el esqueleto presentó diez daños corporales.


 

El 4 de febrero de 2013 al fin confirmaron, que el esqueleto encontrado bajo el aparcamiento es definitvamente y sin duda alguna, el de Richard III.

Esa conclusión fue llevada a cabo después de realizar varios análisis de ADN, comprobaciones dentales como también tras supervisar características del esqueleto, como la llamativa espina dorsal inclinada.




El alcalde de Leicester anunció el entierro oficial de los restos de Ricardo III para principios del 2014 en la Catedral de Leicester.

El 5 de febrero la catedrática de la Universidad de Dundee creo la construcción forense de la cara de Ricardo III. La misma fue descrita como cálida, joven, sincera y seria.




Tras la inesperada y afortunada aparición de su esqueleto, fue descubierto nuevamente la leyenda de Richard III, cual había estado escondida durante 500 años. Eso quizás nos dice que la muerte no siempre es el final, sino quizás el principio.

Con la excavación hemos resucitado un misterio medieval y con ello la rosa blanca de York.
Pero una cosa esta bien clara, y es que no descansaremos hasta que triunfe la verdad. Para mi la verdad está en la lealtad que le distinguió desde pequeño en Middleham, hasta luchando valientemente en la Batalla de Bosworth Field.
Y aún sigue batallando con valentía contra el olvido,... esa batalla hace tiempo que ganó.

Mi nuevo propósito para el próximo año:
Ir a visitar la tumba honorable de Richard, o como le llamaban sus amigos "Dickon".
Y llevándole alguna que otra flor, le diré que la lealtad también me define a mi.




Si he despertado vuestro interés en la Dinastía Plantagenet y/o en la vida de Ricardo III os recomiendo lo siguiente en lectura y cine:

Libros:

The Virgin Vidow - Anne O' Brien

The Sunne in Splendour - Sharon Kay Penman


Cine:

The White Queen - (Serie)

Richard III - The King under the Carpark and the Unseen Story (Documental)

The Wars of the Roses - A bloody crown (Documental)

3 comentarios:

Josefa dijo...

La historia de Ricardo me intriga, en especial cuando vi the white queen, ¿sabes tu si hubo algo entre el e Isabel de York? realmente hubo una relacion entre tio y sobrina

marilyn dijo...

No hubo nada entre ellos, al rey Ricardo nunca se le conocieron amantes durante su matrimonio y era reconocido su amor y fidelidad por su esposa, así como también su congoja al enfermar y morir ella; de hecho se presume que Ricardo fue muy imprudente en Bosworth (dada su experiencia militar)porque no tenia nada que perder, ya había perdido a su esposa y a su único hijo...supuestamente existió una carta de Isabel de York dirigida a Jonh Howard Duque de Norfolk donde ella le preguntaba si el Papa aceptaría otorgar una dispensa papal para el matrimonio entre un tío y su sobrina, pero desafortunadamente esa carta nunca fue vista por nadie y desaparecio si es que existió. Otro dato histórico importante fue la declaración pública de Ricardo de que nunca había tenido intenciones amorosas ni de de casarse con su sobrina.

Sydney K. Cabrera dijo...

Querida Josefa,
muchas gracias por tu comentario y por haber leído mi nueva entrada sobre Ricardo III.
Como bien lo dijo Marilyn no hay ninguna prueba, ni testimonio que afirma que Ricardo mantuvo una relación o algo por el estilo con su sobrina. Es posible que quizás Elizabeth de York estuvo reflexionando sobre el asunto, pero tampoco hay una prueba para confirmarlo.
Aún siendo una real fan y enamorada de la serie "The White Queen" debo admitir, que hay algunos acontecimientos, que no sucedieron como lo demuestran en la serie o que sencillamente nunca ocurrieron. Asi que, no podemos darle crédito a cada una de las escenas. Pero si podemos disfrutar de ella de igual manera e intentar viajar por el tiempo, anque sea por un instante.

De ahi también muchísimias gracias a ti, Marilyn por tu comentario y tu descripción sobre nuestro protagonista. Has encontrado las palabras perfectas para ello! Saludos a las dos!!

Publicar un comentario en la entrada